Lunes, 25 de Abril de 2011

Un portugués enemigo íntimo de Mou

Proença, que ha expulsado tres veces al técnico, pitará el clásico del miércoles

GERMÁN ARANDA ·25/04/2011 - 08:20h

Proença, en el Madrid-Milan de la fase de grupos. ap

No siempre es capaz Guardiola de ser fiel a su repetido principio de "no hablar de los árbitros". Más agresivo de lo habitual, tal vez afectado todavía por la derrota de Copa, el sábado aseguró en rueda de prensa: "Perdimos una final donde un línier con muy buena vista nos anuló un gol de Pedro por dos centímetros". Al ser preguntado por la posibilidad de que un árbitro portugués pite el partido del miércoles en el Bernabéu, afirmó que "si es así, Mourinho estará felicísimo, contentísimo, como lo estuvo en la ida del año pasado".

El técnico azulgrana evocaba así las semifinales en el Giuseppe Meazza, que se saldaron con un 3-1 favorable al Inter. En aquel encuentro, el luso Benquerença concedió un gol en posible fuera de juego al Inter y no señaló un penalti cometido sobre Alves.

Pero aunque Portugal sea hoy en día uno de los países que más de cerca sigue al Real Madrid (además de por Mou, por Cristiano y también por Pepe y Carvalho), el colegiado que con casi total seguridad pitará el clásico del miércoles no es precisamente amigo íntimo del técnico madridista.

Se trata de Pedro Proença, asesor financiero y uno de los árbitros de más prestigio internacional y mejor considerados en el país vecino. Antes de pitar, el pasado sábado, la final de Copa portuguesa entre el Benfica y el Paços de Ferreira, reconoció que la UEFA le había designado como uno de los árbitros para pitar las semifinales de la máxima competición europea. El otro colegiado nombrado es un español, Velasco Carballo, y arbitrará el cruce entre Manchester United y el Schalke de Raúl.

En tres ocasiones expulsó Proença a Mourinho, en una de las cuales llegó a calificar la actuación del colegiado de "lamentable" y "ridículo" en un 1-1 liguero ante el Academica cuando Mou era técnico del Oporto en marzo de 2003. "La expulsión ha sido justa por mis formas exhuberantes", reconoció entonces Mourinho, aunque aclaró que no dirigió ninguna "ofensa" a Proença. "Pregúntenle por qué de los cinco partidos que perdimos, tres los pitó él. Sólo me expulsaron dos veces y siempre fue él. Parece que somos un equipo de maleducados", abundó el entrenador. Proença había expulsado ya a Mourinho en el primer encuentro de su primera campaña completa al frente del Oporto, en agosto de 2002 ante el Belenenses, que terminó también con empate.

Ya arbitró al Madrid en la fase de grupos ante el Milan en el Bernabéu

Así que, seguramente, esta vez Pep Guardiola se equivoque al suponer que Mourinho estará satisfecho con la designación de la UEFA. Con la capacidad que tiene el técnico luso, además, para quejarse, es probable que mañana tenga algo que decir de él.

Aunque desde Portugal describen a Proença como un árbitro "muy dialogante" y, "actualmente, el mejor de Portugal", detalles como las expulsiones de Morinho demuestran también que tiene un fuerte carácter. Hace un par de semanas, además, el Santa Clara, club de la Liga portuguesa, presentó una queja contra Proença por "involucrarse en discusiones con jugadores del equipo, llegando incluso a decirle al jugador Vitor Alves que era un payaso". Así lo relató Gaspar, director de seguridad del citado conjunto portugués, que le acusó de hablar con él apoyando la cabeza contra la suya y llamándole "mentiroso".

En Portugal, de todos modos, advierten de que "los árbitros lusos son más duros en la competición doméstica y su arbitraje es totalmente diferente, más sereno, cuando pitan en Europa". De hecho, Mourinho no tuvo ninguna queja la última vez que Proença pitó un partido al Madrid, ante el Milan en la fase de grupos en el Bernabéu. Los blancos se impusieron por 2-0.

En medio de la maratón de clásicos, será máxima la presión que recaerá sobre el colegiado portugués en una de las citas más apasionantes de los últimos años.