Martes, 15 de Enero de 2008

Juan Francisco Casas, la vida pintada con un "bic"

EFE ·15/01/2008 - 13:35h

EFE - Jugar con un bolígrafo "bic" y una imagen de la vida cotidiana captada con su cámara fotográfica es lo que hace el joven pintor Juan Francisco Casas en sus cuadros de pequeño y gran formato, en los que demuestra que este conocido instrumento de escritura tiene un encanto especial.

Jugar con un bolígrafo "bic" y una imagen de la vida cotidiana captada con su cámara fotográfica es lo que hace el joven pintor Juan Francisco Casas en sus cuadros de pequeño y gran formato, en los que demuestra que este conocido instrumento de escritura tiene un encanto especial.

Casas (La Carolina, Jaen, 1976) ha reconocido a EFE que es "casi un absurdo" hacer un dibujo fotorrealista con un bolígrafo "bic", pero con tres o cuatro de ellos él es capaz de dibujar una obra de dos metros.

"Mi trabajo lleva al extremo los dibujitos que todos hemos hecho alguna vez en unos apuntes", subraya Juan Francisco Casas, licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Granada y Premio Nacional Fin de Carrera del Ministerio de Educación y Ciencia.

A pesar de que el artista asegura que un "bic" tiene algunos problemas técnicos como, por ejemplo, el que no te deja borrar -"es mejor equivocarte al principio"-, hay que limpiar su punta a cada momento para que el trazo sea limpio, y está concebido para pintar en vertical, a él le permite hacer "dibujos de corte realista con un material muy realista".

Siempre dibuja con un "bic" de tinta azul porque le interesa que se destaque que trabaja con un bolígrafo. "Todos tenemos en la cabeza su color azul, un tono especialmente bonito y muy estético sobre el blanco del papel", añade el pintor.

Juan Francisco Casas, que se encuentra en la actualidad becado en la Real Academia de España en Roma, expone hasta el próximo 2 de febrero en la galería madrileña Fernando Pradilla su colección de trabajos del último año, en el que los dibujos con "bic" se unen a otras obras en óleo, para las que también parte de fotografías.

"Todos mis cuadros representan momentos cotidianos, banales, realizados con cámara compacta en un momento normal, privado y personal que luego traslado al papel", explica.

La felicidad que transmiten los jóvenes retratados en sus cuadros es, según el artista, "una apariencia" que viene derivada del momento captado por su cámara, normalmente en las fiestas con los amigos, pues "ellos suponen una parte importante de la obra", dice Casas.

Tras seleccionar la fotografía que estéticamente puede funcionar, Juan Francisco Casas decide si hacerla en óleo o con "bic", aunque en los últimos tiempos confiesa estar "muy centrado" en el bolígrafo.