Lunes, 25 de Abril de 2011

Pep, con lo puesto atrás

Barcelona. Milito y Maxwell están prácticamente descartados

 

NOELIA ROMÁN ·25/04/2011 - 08:00h

Guardiola, en la banda durante el Barça-Osasuna. afp

"Iremos con lo que tengamos; lo que es seguro es que, en el Bernabéu, no jugaremos con un cojo en el extremo izquierdo como lo hemos hecho hoy", dice Pep Guardiola, antes de estallar en una carcajada que apenas le permite concluir la frase. Es sábado, sobre las 11 de la noche, y el técnico del Barcelona comparece en rueda de prensa. Su equipo acaba de firmar una costosa victoria frente al Osasuna con Maxwell sobre el césped, sin poder participar. El zaguero está lesionado, pero Guardiola ha agotado los cambios. Frunce el ceño y lo mantiene. Unos minutos antes, ha cambiado a Gabi Milito, también con molestias.

Con el Madrid en plena vorágine goleadora, a las puertas de la semifinal europea más simbólicamente significativa de los últimos años, la defensa del Barça se cae a piezas. Pero el técnico, de momento, opta por el buen humor y se enfrenta a la adversidad con un punto de orgullo. "Es en estas situaciones de dificultad cuando más queremos darle la vuelta", proclama Guardiola. "No buscaremos ninguna excusa, iremos a competir". Pero, con casi una cuarta parte de la plantilla lesionada Bojan también lo está, no lo harán en plenas condiciones y el de Sant Pedor lo sabe.

Puyol apurará su puesta a punto para recuperar su vieja ubicación de lateral

Los servicios médicos del club confirmaron ayer la elongación en el sóleo de la pierna derecha que sufre Milito y la pubalgia de Maxwell. Se desconoce cuánto tiempo causarán baja, pero su disponibilidad para la ida de las semifinales ante el Madrid está casi descartada. Y, si bien el concurso de Milito ya era, de entrada, improbable, no sucede lo mismo con Maxwell, único recambio de Adriano.

El lateral brasileño, un fijo en los últimos partidos, sufrió una rotura fibrilar en el aductor de la pierna derecha en la final de la Copa del Rey y se sumó a la lista de bajas defensivas que ya contenía a Abidal en proceso de recuperación de un tumor hepático. Puyol estuvo en ella durante tres meses por una tendinopatía en el vasto externo de la rodilla izquierda. Y salió justo a tiempo para disputar el primer clásico, el de Liga. Pero, algo indispuesto, no participó en el de la Copa, y el sábado vio desde el palco el encuentro ante Osasuna.

De modo que Guardiola no tendrá que pensar demasiado en esta ocasión. Si nada se tuerce y Puyol puede, como parece, reincorporarse al grupo, el técnico sólo tiene otras tres piezas puramente defensivas para componer su zaga ante el Madrid: el incombustible Alves (46 partidos este curso), el exprimido Piqué descansó el sábado, tras 45 encuentros y el joven Fontàs (ha jugado un partido de Liga, otro de Copa y uno de Champions). Su concurso, no obstante, resultaría una novedad, pues, en los últimos partidos, Guardiola ha preferido la veteranía y el buen hacer del multiusos Mascherano.

El técnico dibujará otra defensa inédita para enfrentarse al favorito' Madrid

Así, ante el Madrid, Puyol recuperaría su vieja ubicación de lateral izquierdo y el Jefecito ocuparía su puesto de central, en el que se ha manejado mejor que Busquets, la otra opción utilizada por Guardiola. De nuevo, una defensa inédita para enfrentar al revitalizado Madrid. "Es muy fuerte y está mejor que nosotros; no vamos en las mejores condiciones, pero sí muy animados y con muchas ganas", anuncia Guardiola. El "favoritismo" de los de Mourinho, asumido, le estimula aún más.