Archivo de Público
Domingo, 24 de Abril de 2011

"El resultado de las revueltas árabes no puede ser la emigración masiva"

Henri Guaino, consejero especial de Nicolas Sarkozy justifica la iniciativa de suspender en casos excepcionales los acuerdos de libre circulación de Schengen

EFE ·24/04/2011 - 19:23h

EFE - Policías franceses vigilan en el paso fronterizo con Italia de Ponte San Ludovico.-

Henri Guaino, consejero especial del presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha justificado hoy la iniciativa de suspender en casos excepcionales los acuerdos de libre circulación de Schengen por la necesidad de un mayor control de las fronteras exteriores de la Unión Europea.

"El principio de la libre circulación no quiere decir que Europa tenga que renuncia a controlar sus fronteras", ha señalado Guaino en una entrevista divulgada simultáneamente por la cadena de televisión iTélé y la emisora de radio France Inter.

La libre circulación en los 25 Estados que están en el espacio Schengen "se aplica en el interior de las fronteras de forma absoluta" pero implica que cada país tiene que impedir las entradas irregulares del exterior, ha subrayado, sin querer entrar concretamente en el caso italiano que ha suscitado la polémica entre los dos países.

"La cuestión es volver al espíritu de esos acuerdos", ha afirmado tras poner el acento en que Francia no va a suspender el Tratado de Schengen y decir que "se ha sobre-interpretado" su propuesta, ya que en el tratado se prevén unas "cláusulas de salvaguarda".

"Lo que pide Francia es que se revisen esas cláusulas" para recurrir a ellas "en situaciones excepcionales", ha añadido, antes de recordar que eso exige "un acuerdo europeo".

Aunque ha admitido que "plantea un problema" el hecho de que Italia haya permitido la entrada de los más de 20.000 tunecinos que han llegado a las costas de Lampedusa y que les haya dado permisos con los que pretende que puedan desplazarse por el resto de la Unión Europea, se ha mostrado conciliador.

Guaino ha recordado que el martes se reúnen en Roma Sarkozy con el presidente del Consejo italiano, Silvio Berlusconi. "Vamos a discutir serenamente esta cuestión" y "al final todo va a acabar arreglándose" con una solución "que satisfaga a uno y otro país", ha dicho.

El consejero del jefe del Estado francés insistió en que el reto frente a las revoluciones en los países árabes es ayudarles a que se desarrollen y "el resultado no puede ser la emigración masiva".

El contencioso franco-italiano alcanzó un pico de tensión el pasado día 17 cuando Francia cerró durante unas horas el paso ferroviario entre el puesto fronterizo entre Ventimiglia y Menton por el que debían pasar trenes con varios cientos de inmigrantes tunecinos.

"La solución está en mayor integración", asegura el ministro francés de Asuntos Europeos, Laurent Wauquiez

El ministro francés de Asuntos Europeos, Laurent Wauquiez, ha defendido la prerrogativa de París de poder suspender los acuerdos de Schengen en casos de crisis grave, pero ha insistido en que la solución frente a la inmigración clandestina es una mayor integración europea.

"La solución está en una mayor integración. Pero al mismo tiempo, también nos hace falta un freno de seguridad en caso de crisis grave", declaró Wauquiez en una entrevista que publica hoy Le Journal du Dimanche en la que ha intentado desactivar la inquietud que ha suscitado la propuesta francesa.

El ministro ha puntualizado que "Francia quiere poder estudiar la posibilidad de restablecer los controles en las fronteras en caso de un gran flujo a las puertas de la Unión".