Domingo, 24 de Abril de 2011

Un economista del BCE compara el peligro de reestructurar la deuda con la crisis Lehman

EFE ·24/04/2011 - 11:24h

EFE - Una escultura del símbolo del euro ante la sede del Banco Central Europeo en Fráncfort (Alemania). EFE/Archivo

El economista jefe del Banco Central Europeo (BCE), Jürgen Stark, advirtió hoy contra una reestructuración de la deuda griega y dijo que podía comportar para toda la zona del euro una crisis peor que la derivada de la quiebra de Lehman.

"En el peor de los casos, la reestructuración de la deuda de un estado miembro podría ensombrecer los efectos de la quiebra de Lehman", apunta el experto, en declaraciones a la segunda cadena de la televisión pública alemana, ZDF.

La crisis de Lehman, en 2008, desembocó en la peor crisis financiera internacional de las últimas décadas, pero los efectos de una reestructuración ahora podrían ser aún más demoledores que entonces, sostiene el economista.

"No estamos ante una crisis del euro, sino ante una crisis en la deuda de algunos de sus estados miembros", prosigue Stark, para quien la moneda única no está ni ha estado en peligro, sino que incluso se ha evidenciado como factor de estabilidad.

Una reestructuración de la deuda arrastraría, en cambio, a toda la zona del euro , dada la "estrecha vinculación" de las economías de todos sus miembros, lo que tendría efectos negativos en el conjunto del sistema bancario europeo.

Starck, en el cargo desde 2006, sale así al paso a los insistentes rumores de que Grecia iba a solicitar esa medida por no poder hacer frente a su deuda.

"Una reducción de la deuda puede parecer el camino más fácil, pero no resuelve los problemas estructurales y presupuestarios", sostiene el economista.

Desde hace semanas se especula con que el gobierno griego está preparando una reestructuración de la deuda pública, pese a los repetidos desmentidos, desde Atenas y desde las instituciones europeas, de que vaya a darse tal paso.

Medios griegos afirmaron esta semana que Grecia iba a consultar a la Unión Europea (UE) y al Fondo Monetario Internacional (FMI) para recurrir a tal reestructuración, a lo que siguieron nuevas especulaciones acerca de una rápida decisión en ese sentido.