Archivo de Público
Sábado, 23 de Abril de 2011

Una corrupción "inimaginable"

La familia Mubarak está presa por su ingente enriquecimiento, pero el 'raís' es también responsable de masacres

E. GARCÍA GASCÓN ·23/04/2011 - 21:00h

Hosni Mubarak, en marzo de 2006, cuando aún dirigía Egipto. Torsten Leukert / Getty

Un tribunal egipcio ha dictaminado esta semana que el nombre del expresidente Hosni Mubarak debe desaparecer de los lugares públicos. Cientos de plazas, calles, colegios y librerías que hay por todo el país y hasta una de las principales estaciones de metro de El Cairo todavía llevan el hombre del antiguo raís, quien permanece ingresado en un hospital de Sharm el Sheij, en la península del Sinaí, a la espera de juicio.

"Es evidente que la magnitud de la corrupción que se está descubriendo día a día excede la imaginación de cualquiera", dijo el juez Muhammed Omar, quien también ha ordenado la retirada de los retratos de Mubarak de los lugares públicos.

"La muerte de civiles es más grave que la corrupción y puede conducirle a la horca"

La magnitud de la corrupción parece ser ingente, según lo que durante las últimas semanas se ha comentado en Egipto, y ningún miembro de la familia se ha librado de las sospechas, Ni su esposa Suzanne, ni sus hijos Alaa y Gamal, ni tampoco sus nueras. Las acusaciones que se han prodigado recientemente señalan, tal vez exageradamente, que los Mubarak han acumulado una fortuna descomunal durante tres décadas, de hasta 70.000 millones de dólares según algunos medios occidentales.

"Existen dos versiones acerca de Mubarak. Por una parte están los que dicen que ha amasado miles de millones de dólares y por otra parte está él, que asegura que no tiene nada y es un hombre honrado. Los tribunales deberán decidir sobre esta cuestión. Pero en mi opinión Mubarak tiene un problema mayor que la corrupción y es la muerte de cientos de manifestantes", comenta el profesor Mordechai Kedar, un exmilitar israelí de la Universidad de Bar Ilan.

"La muerte de los civiles es mucho más grave que la corrupción y le puede conducir a la horca, como a Sadam Husein. Creo que si la gente pide su cabeza, el régimen militar lo dejará morir. Técnicamente, es posible que ocurra de esta manera", añade Kedar, un experto en los vaivenes de Oriente Próximo.

Los hijos del déspota puede ser acusados de los asesinatos de dirigentes opositores

Una fortuna "desmesurada"

En un país como Egipto, donde una gran parte de la industria está en manos del Estado, es más fácil que los altos funcionarios se inclinen hacia la corrupción. Los hijos de Mubarak, que están en prisión y a la espera de juicio, son los primeros sospechosos, y ahora mismo parece imposible que salgan indemnes de la cárcel. El pasado lunes, la Fiscalía dijo que la fortuna de la familia Mubarak había crecido de una manera "desmesurada que no se corresponde con el salario que tenía el expresidente".

La prensa egipcia ha publicado que entre los numerosos casos de corrupción en los que pueden estar implicados Alaa y Gamal Mubarak figura la venta de gas natural a Israel, un negocio multimillonario en el que los dos hijos del expresidente habrían obrado como mediadores a cambio de un generoso mordisco. Las autoridades israelíes no han comentado estas informaciones.

"Es posible que Mubarak haya sido un hombre justo, pero parece que sus hijos han estado implicados en negocios fraudulentos. Han abusado de sus privilegios para recibir un porcentaje de los contratos que firmaban empresas públicas y privadas. Gamal estuvo implicado con el asunto de la venta de gas a Israel", dice el profesor Kedar.

Kedar no descarta que Israel sepa más sobre este asunto, aunque considera razonable que prefiera guardar silencio y no complicar la vida más a los hijos del expresidente. "Puede decirse que Israel no sabe qué es lo que han hecho los egipcios con el dinero que Israel les transfiere a cambio del gas", añade.

Los hermanos Alaa y Gamal fueron trasladados el 13 de abril a la prisión de Tora, al sur de El Cairo, una de la cárceles más duras del país, donde precisamente estuvieron ingresados muchos opositores al régimen durante las tres décadas que Mubarak estuvo al frente del Estado y donde ahora hay decenas de altos cargos de la época de Mubarak sospechosos de corrupción.

Detención prolongada

El viernes, el fiscal Abdel Meguid Mahmud decidió la extensión de la detención de Mubarak por un segundo periodo de 15 días. En cuanto a sus dos hijos, la Fiscalía les ha aplicado la misma norma de 15 días de arresto mientras se lleva a cabo la investigación, una norma que el régimen de Mubarak había aplicado contra los disidentes y opositores a los que no quería llevar a juicio.

No se descarta que el futuro de Alaa y Gamal se complique aún más si a los cargos de corrupción se le suma algo mucho más grave, como es el asesinato de dirigentes opositores, un asunto que todavía no ha salido a la superficie pero que no se descarta que aflore pronto.

El jueves, la Fiscalía convocó a las esposas de los dos hijos de Mubarak, Heidi Rasej y Jadiga al Gamal. Los fiscales quieren averiguar si son ciertos los rumores que circulan en el sentido de que muchos de los negocios de los hermanos Mubarak se registraron a nombre de sus esposas para evadir al fisco.