Sábado, 23 de Abril de 2011

Las chicas del Sabadell conquistan Europa

Es la primera vez que un club español gana la Champions

IGNACIO ROMO ·23/04/2011 - 22:05h

Las chicas del CN Sabadell celebran su victoria después del partido.

Trabajan muy duro. Ese es el único secreto de estas chicas que han conquistado Europa". Nani Guiu, entrenador del Natació Sabadell, está orgulloso de sus pupilas. Era la primera vez que un equipo español llegaba a la Final Four del waterpolo femenino europeo y el debut acabó con victoria de las catalanas.

El Sabadell venció hoy con contundencia (13-8) al Orizzonte Catania, un equipo que ha ganado la Champions ocho veces y que domina el waterpolo femenino. Un deporte emergente, pero ya con mucha trayectoria en países como Italia, Rusia o Grecia.

La juventud de las jugadoras del Sabadell, cuyo promedio de edad es de 20 años, no fue obstáculo frente a la experiencia del Catania, con muchas jugadoras de 30. "Paradójicamente, el equipo está mostrando una gran madurez a pesar de su juventud. Tenemos cuatro jugadoras de 20 años y otras cuatro que no los han cumplido aún", recuerda Guiu. La más joven, la zurda Judith Forca, tiene 15 años.

Una de las claves de la victoria del Sabadell se encuentra en el trabajo de la fuerza. "Fuerza en seco y fuerza en el agua", matiza su técnico. Las chicas del Sabadell se han entrenado este año jugando contra equipos masculinos. Así, sus rivales en la mayoría de los partidos de preparación han sido conjuntos de chicos de categoría junior y juvenil. Eso les ha dado un punto extra de fuerza. Así lo explica Jennifer Pareja, con 26 años la más veterana del club. "La mayoría de las veces entrenamos contra equipos de chicos. Eso es lo que nos ha hecho mejorar, porque la Liga española no es muy competitiva". "Teníamos muchos fines de semana de puro trámite", explica Pareja.

El Sabadell se ha convertido en un auténtico bloque. "Somos un equipo, sin fisuras, tanto dentro como fuera del agua", señala Pareja. La tradición polideportiva catalana también se refleja en el club vallesano: dos de sus jugadoras son hijas de Xesco Espar, exentrenador del Barça de balonmano.

Pareja no se muerde la lengua y asegura que la final de hoy "fue una victoria del waterpolo, porque las italianas jugaron al límite. Me refiero al límite entre el juego limpio y el juego no limpio". Paradójicamente, hoy hubo una española como gran derrotada. Blanca Gil, capitana de la selección, abandonó la piscina cabizbaja. Blanca juega en el Catania desde 2005.