Sábado, 23 de Abril de 2011

Stieg Larsson también llegó a la ONCE

EFE ·23/04/2011 - 13:36h

EFE - Una mujer aprovecha su tiempo libre mientras toma el sol y lee el primer volumen de la trilogía "Millennium", de Stieg Larsson. EFE/Archivo

La lectura de los ciegos se diferencia en el soporte, no en los títulos. Las nuevas tecnologías han multiplicado sus posibilidades de acceso a las novedades editoriales, que pueden "escuchar" pocas semanas después de su llegada a las librerías.

En las bibliotecas que la ONCE tiene en Euskadi se han vivido éxitos como el de la trilogía "Millenium" de Stieg Larsson de igual forma que en cualquier otro lugar, aunque en el caso de los audiolibros las andanzas de Lisbeth Salander no se miden por páginas, sino por horas.

El centro de la Organización de Ciegos de Bilbao, del que depende la agencia de Vitoria, tiene un catálogo de 1.374 obras en Braille (24 % en euskera) y 1.868 en el sistema Daisy de audio (18 % en euskera), y el de San Sebastián 1.314 en Braille (4 % en euskera) y aproximadamente 2.100 en audio (10 % en euskera).

Aunque algunos afiliados siguen prefiriendo los libros en Braille, es el sistema Daisy el que ha abierto la oferta por ser un formato de audio digital que permite saltar de un capítulo a otro, ir a una página determinada sin pasar por las anteriores, marcar puntos de lectura a los que volver o incluir notas del propio lector.

Y Daisy además supone un considerable ahorro de espacio, más aún con las obras muy largas, como "El corazón helado", de Almudena Grandes, transcrita al Braille en 21 tomos.

"Hay 'braillistas' que vienen con las maletas para cargar la lectura que quieren llevar de vacaciones", explica a Efe Concha Campo, responsable de la biblioteca de la Dirección Administrativa de la ONCE en San Sebastián.

Más de una maleta sería necesaria para guardar "Un buen partido", la gran novela-río del indio Vikram Seth, que en audiolibro se convierte en 69 horas, mucho más fácil de transportar.

Inmaculada Ferrero, monitora de los talleres de Literatura de la oficina de San Sebastián, ha encargado en su último pedido doce copias de "Ana Karenina", de Tolstoi, y "Los hundidos y los salvados", de Primo Levi, y cinco de "La buena letra", de Rafael Chirbes, y "El cartero de Neruda", de Antonio Skármeta.

Concha Campo dice que el perfil del lector ciego no es el del "clásico ratón de biblioteca" porque la mayoría de los afiliados llevan los libros a casa, aunque asegura que "se lee mucho".

"En dos meses se han podido leer cinco libros tranquilamente", señala Campo, que explica que entre los afiliados también funciona el boca a boca.

Los "best seller" de John Grisham, títulos como "Los pilares de la tierra", de Ken Follet, y "El código da Vinci", de Dan Brown, tuvieron la misma repercusión entre los afiliados de la ONCE que entre el resto de lectores.

Con la trilogía de Stieg Larsson hubo "lista de espera" y ahora siguen viviendo el "boom" de la novela negra, con el sueco Henning Mankell entre los autores favoritos.

En euskera, los libros que más se piden son "Bi hitz", de Garazi Goia; "Sua falta zaigu", de Katixa Agirre; "Haragiaren gauak eta egunak" y "Kalamidadeen liburua", de Joan Mari Irigoien; "Greta", de Jasone Osoro, y "Ia denaren historia labur bat", de Bill Bryson, entre otros.

Ana Burgueño