Viernes, 22 de Abril de 2011

Ouattara pide el fin de los combates y retorno de soldados a sus cuarteles

EFE ·22/04/2011 - 21:19h

EFE - Fotografía que muestra soldados leales a Alassane Ouattara sosteniedo sus armas en Abidjan (Costa de Marfil). EFE/Archivo

El presidente Alassane Ouattara pidió hoy el fin de los combates en los distritos de Yopougon y Abobo, con motivo de una reunión mantenida con los generales de las Fuerzas Republicanas de Costa de Marfil (FRCI) y de las ex Fuerzas de Defensa y de Seguridad (FDS) favorables a Laurent Gbagbo.

"Les ordeno poner fin a la beligerancia en Yopougon y Abobo", dijo Ouattara en la reunión mantenida en el hotel Golf, reunión presenciada por el primer ministro Guillaume Soro.

"Los marfileños aspiran a la paz y la tranquilidad, es su derecho y su deber. Deben poner fin a la beligerancia pues la guerra se ha acabado. Les pido la retirada de sus combatientes a los cuarteles en el sur como en el norte", puntualizó el mandatario estimando que los militares deben reconquistar la confianza del pueblo, proteger a todos los ciudadanos sin exclusiva.

"Pidan a IB (Ibrahima Coulibaly) y a los milicianos que depongan las armas lo más rápido", dijo Ouattara a los generales, que autorizó a desarmarles, "por la fuerza en caso de necesidad".

Resaltó que la misión mantenimiento del orden corresponde exclusivamente a la policía y la gendarmería por lo que instó a los ministros de Defensa y del Interior a organizar el retorno de los policías y gendarmes a las brigadas y comisarías.

Los milicianos reclutados por el régimen de Laurent Gbagbo siguen controlando el distrito de Yopougon y se niegan a deponer las armas. También no vacilan en matar a todos aquellos que sospechan de apoyar al nuevo régimen.

Por su parte, el denominado "comando Invisible" encabezado por Ibrahim Coulibaly, "General IB", que se ha apoderado del distrito de Abobo, exige que se les reconozca el papel que ha desempeñado en la caída de Laurent Gbagbo, exigencia rechazada por las FRCI que intentaron hace dos días desalojarles, lo que provocó casi dos horas de enfrentamientos.

La intervención de Ouattara se produce cuando numerosos marfileños siguen encerrados en sus casas y ello pese al levantamiento del toque de queda y los llamamientos reiterados al retorno a los puestos de trabajo por parte de las nuevas autoridades.

La presencia de las FRCI aterroriza a las poblaciones, debido a su protagonismo en los saqueos que se produjeron en la capital económica y su propensión en disparar al aire por cualquier motivo.

Las fuerzas de la ONUCI han reforzado su presencia en Yopougon y han multiplicado sus patrullas mixtas con las FRCI en todos los barrios de Abiyán, con el objetivo de tranquilizar a las poblaciones.

Por otra parte, el presidente Ouattara se entrevistó el miércoles con el presidente del Consejo Constitucional, Yao Ndre, que ha regresado recientemente de Accra, capital de Ghana, donde se había refugiado tras la caída de Laurent Gbagbo.

Ndré, quien proclamó a Gbagbo vencedor de la segunda ronda electoral tras invalidar 600.000 votos logrados por Ouattara, se niega a admitir cualquier responsabilidad personal en la crisis surgida tras las elecciones.

"Somos todos responsables de lo que ha sucedido, el actual presidente, el presidente del partido, Gbagbo, los ciudadanos, los medios de comunicación, todo el mundo es responsable", puntualizó en una declaración a los medios, tras la entrevista con Ouattara.

Se negó también a comentar la próxima investidura de Ouattara como presidente de la república, El propio Ouattara anunció que su investidura se celebrará en la primera quincena de mayo.

Alassane Ouattara anunció también la reapertura de las agencias del Banco Central de los Estados de Afirca Occidental y de los bancos comerciales para la semana que viene y el pago de dos meses de sueldo a los funcionarios de la administración pública.