Jueves, 21 de Abril de 2011

El libro se (re)anima en Sant Jordi

El sector editorial confía en un repunte en las ventas, pese a la bajada del 4% en el último trimestre

PAULA CORROTO ·21/04/2011 - 08:00h

El año pasado, las ventas de libros aumentaron un 2% durante el día de Sant Jordi. josé colón

El libro no pasa por sus mejores momentos. En pleno abril se maneja un diagnóstico que no ha mejorado desde las pasadas navidades. Eso sí, de cara al 23 de abril, Día Internacional del Libro y de Sant Jordi, el sector se muestra optimista y confía en una rápida recuperación .

No obstante, según la consultora GFK, durante el primer trimestre de 2011, las ventas han bajado un 4%. En el terreno de la ficción, además, la bajada llega al 11%. Son cifras que también maneja la consultora Nielsen, tal y como confirma Antonio María Ávila, director ejecutivo de la Federación del Gremio de Editores de España.

"Desde el verano pasado, no hay un lanzamiento de libros exitosos", explica Pemán"

Hace unas semanas, el Instituto Nacional de Estadística (INE) tampoco fue demasiado benévolo con el libro. Sus cifras reflejaban un aumento de la tirada en 2010 (76.206 libros, un 2,3% más que en 2009), pero una bajada en la tirada (un 29,7% menos que el año pasado). Datos que demuestran los intentos ineficaces de la industria por hallar beneficios. "El sector editorial es como una escopeta de perdigones. Sólo pocos títulos consiguen remontar la cuenta de resultados. De ahí que los ciclos de vida de los libros sea cada vez más corto en las librerías y haya muchas devoluciones", señala David Pemán, responsable del Panel de Libros de la consultora GFK. Según ha podido confirmar este periódico, el porcentaje de libros devueltos por los puntos de venta ya sobrepasa el 30%.

La crisis, la mala situación del sistema financiero, que no ofrece créditos a las librerías y las fuerza a aumentar las devoluciones, más la falta de éxito de las novedades recientes son algunos de los argumentos que explican el pésimo diagnóstico del libro. "Desde el pasado verano hemos constatado que no hay un lanzamiento de libros exitosos. No sabemos si es por falta de inversión o porque no se está tocando la tecla adecuada. Está ocurriendo en España, pero también en otros países europeos", afirma Pemán. Según esta lectura, este año, como el pasado, no hay Millenniums ni Crepúsculos que salven al final los resultados económicos. De hecho, los libros que sí están funcionando pertenecen al terreno de la no ficción, como son el panfleto ¡Indignaos!, de Sthéphane Hessel, y los métodos para adelgazar de Pierre Dukan.

No obstante, otros expertos sostienen que la caída no tiene tanto que ver con la inexistencia de un megaseller. "Esto no es lo que hace que funcione o no un sector, ya que los libros que triunfan son unos 30 o 40 al año. Si ahora tenemos esas cifras es porque ha habido pocas novedades en enero y febrero, lo cual es normal, por la crisis y porque la gratuidad de los libros de texto está haciendo daño a las librerías", asegura Ávila. Desde el Gremi de Llibreters de Catalunya, su secretario técnico, Eduard Garrell, comparte la misma opinión: "Los libros más vendidos no superan el 8% de la venta total que se hace en días como Sant Jordi, por lo que no son un indicador".

El año pasado, las ventas aumentaron un 2% en libros en castellano y un 15% en catalán

Balón de oxígeno

Precisamente, está previsto que esta fiesta del libro sea un fuerte balón de oxígeno que alivie las cifras actuales que maneja la industria. Así al menos lo espera el sector. "Nosotros esperamos que sea como el año pasado. Es decir, llegar a los 19 millones de euros en ventas", indica Garrell, que se apoya en que es una fiesta muy arraigada y que el libro en catalán está funcionando muy bien. No obstante, este Sant Jordise presenta con obstáculos: cae en plena Semana Santa y hay amenaza de lluvia. Desde la consultora GFK no se animan a ser tan optimistas: "Según nuestros datos, no va a ser tan bueno como el año pasado, cuando las ventas en castellano aumentaron un 2% y un 15% en catalán", dice Pemán.

¿Y qué va a ocurrir con el libro electrónico? Para Enric Faura, director de Edi.cat, la principal plataforma de distribución y venta de ebooks en catalán, este sí será ya el año del gran repunte: "Ya se notó en Navidad y creemos que pasará en Sant Jordi", admite. Los libreros tradicionales no lo tienen tan claro. Además, según Garrell, ninguna de las 400 librerías del Gremi han indicado que vayan a vender ebooks en sus puestos. "El año pasado se intentó y no fue tan bien", añade. Las cifras son elocuentes: a día de hoy, el ebook representa el 0,2% del mercado (datos de GFK). "Y queda por ver si también se convierte en un objeto de regalo, como sucede con el libro en papel", zanja Pemán.

 

Noticias Relacionadas