Miércoles, 20 de Abril de 2011

Cientos de tunecinos acampan en Roma antes de viajar a otros puntos de Europa

EFE ·20/04/2011 - 10:12h

EFE - Un niño de un grupo de refugiados eritreos que han escapado de Libia se frota los ojos junto a su madre al llegar en un autocar a Timisoara, en el oeste de Rumanía.

Más de 200 inmigrantes tunecinos con permiso de residencia temporal concedido por el Gobierno de Italia han llegado en los últimos días a Roma, donde permanecen sin dinero y sin lugar para alojarse, a la espera de poder viajar al norte del país y cruzar la frontera hacia otros puntos de Europa.

"Ni siquiera tienen dinero para comprar los billetes de tren que necesitan para llegar al norte de Italia y a Francia, que es donde tienen familiares y amigos que les pueden ayudar", explicó a Efe el responsable nacional de Inmigración del Partido Refundación Comunista, Stefano Galieni.

Se trata de personas que llegaron irregularmente a la isla de Lampedusa (sur de Italia) desde Túnez en los últimos meses y que, posteriormente, recibieron un permiso de residencia temporal por parte del Gobierno italiano.

La concesión de este tipo de permisos para circular libremente por el área Schengen suscitó las protestas de algunos países europeos como Francia y Alemania, muy reticentes a permitir el ingreso en sus territorios de los inmigrantes africanos.

Sentados en un lateral de la estación de trenes de Termini, la más concurrida de la capital italiana, los tunecinos -todos hombres de entre 18 y 25 años- aguardaban con varias mochilas a la espalda los billetes que, según Galieni, esperaban conseguir esta mañana a través de Protección Civil.

"Todavía no están listos, a las 12.00 horas había 123 billetes confirmados, pero el problema es que durante esta mañana han llegado 70 personas más, lo que hace que ahora el número de inmigrantes ronde los 220", señaló Galieni, quien indicó que muchos de los jóvenes están "muy nerviosos".

Algunos de ellos llevan casi un día en la estación romana, ya que permanecen allí desde ayer por la tarde, cuando llegaron procedentes del sur de Italia, la mayoría desde Palermo (Sicilia).

"Unos cuantos incluso pasaron la noche en Termini", dijo el político italiano, mientras que otros fueron alojados en un centro de acogida de la ciudad.

Advirtió de que, de seguir así, "seguirán llegando inmigrantes a Roma cada hora y, en dos o tres días, esto se convertirá en algo incontrolable".

Por su parte, el alcalde de Roma, Gianni Alemanno, reconoció que anoche los servicios sociales de la capital intervinieron para "evitar que se quedaran en Termini refugiados y clandestinos" y subrayó que se mantendrán "activos" y "vigilantes" durante los próximos días, según recogen hoy los medios italianos.

"No permitiremos que Roma y en particular la estación de Termini se convierta en un lugar de estacionamiento para personas que no tienen una residencia", sentenció Alemanno, quien insistió en que la capital italiana "está ya muy cargada" de inmigrantes.