Archivo de Público
Martes, 19 de Abril de 2011

La ONU abre por primera vez un corredor humanitario en Libia y lleva alimentos

EFE ·19/04/2011 - 12:03h

EFE - Camiones de la Cruz Roja Internacional en la carretera entre Bengasi y Ajdabiya (Libia), hoy, 19 de abril de 2011. Los bombardeos de las fuerzas de Muamar al Gadafi y de la OTAN se han intensificado hoy en Libia, mientras la ONU ha logrado abrir un corredor humanitario y los rebeldes, que buscan ayuda en Europa, cifran en unos 10.000 los muertos desde el inicio del conflicto.

La ONU confirmó hoy que ha logrado abrir por primera vez un corredor humanitario en Libia, por el que lleva asistencia alimentaria al oeste del país para los civiles afectados por el conflicto armado.

El control de la zona, en manos de las fuerzas leales a Muamar al Gadafi, es disputada por los rebeldes que reclaman el cambio de régimen.

Un convoy compuesto por ocho camiones atravesó ayer la frontera libio-tunecina, con alimentos suficientes para 50.000 personas durante un mes, y se dirigen ahora al noroeste de Libia, precisó el Programa Mundial de Alimentos (PMA), a cargo de la operación.

Los alimentos serán entregados a la Media Luna Roja libia, y serán destinados a los grupos más vulnerables en Trípoli, Zintan, Yefrin, Nalut, Mezda, Al Reiba y Al Zauiya.

"Estas son las comunidades que la Media Luna Roja nos ha indicado que necesitan urgentemente ayuda", dijo en una rueda de prensa la portavoz del PMA, Emilia Casella.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) también ha enviado ayuda que está en camino por barco a Misrata, la ciudad portuaria donde se han concentrado los combates en los últimos días.

Unos 20 niños han muerto en Misrata directamente a causa del conflicto, según este organismo, que citó fuentes hospitalarias.

La oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) reveló que cada vez más refugiados libios huyen de las zonas montañosas del oeste hacia el sur de Túnez, con una media de 1.000 ciudadanos libios que cruzan diariamente la frontera con el país vecino.

"La mayoría son familias procedentes de la ciudad de Nalut, a unos 50 kilómetros de la frontera con Túnez. Ellos han confirmado que las zonas montañosas del oeste sufren el ataque de las fuerzas gubernamentales desde hace un mes y que la presión aumenta día a día", explicó el portavoz Andrej Mahecic.

De otro lado, el ACNUR estima que hay cerca de 100.000 desplazados internos en Bengasi (ciudad controlada por los rebeldes), aunque sólo unos 35.000 se han registrado oficialmente como tales.

La mayoría viven con familias locales que les han brindado acogida, aclaró el portavoz.

Como parte de las acciones humanitarias en Libia, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) adelantó que una embarcación que ha fletado para llevar ayuda a Misrata y evacuar inmigrantes de allí realizará un tercer viaje a partir de esta tarde.

Hasta ahora, este organismo ha rescatado a 2.200 inmigrantes de Misrata, pero quedan 5.000 personas que esperan su oportunidad.

Sin embargo, la representante de la OIM, Jemini Pandya, advirtió que la financiación para esta operación "se ha agotado" y que ahora se trabaja con "reservas de emergencia".

"El flujo de personas que huyen de Libia es permanente. Más y más gente necesita ser evacuada", comentó.

Relató que este lunes, cuando la embarcación terminaba de embarcar a casi 1.000 inmigrantes en un segundo viaje, se creía que quedaban 4.000 a la espera, "pero en realidad había 800 inmigrantes" que no habían contado porque están en un lugar que no habían visitado.

La mayoría de esos inmigrantes son de origen subsahariano, principalmente de Níger, y sobreviven en condiciones extremas, con muy poca comida, agua y sin cobijo ni atención médica.

En total, 543.000 personas han huido de la violencia en Libia, según el último cálculo de la OIM.