Martes, 19 de Abril de 2011

La exposición del Museo Thyssen, un autorretrato de Antonio López

EFE ·19/04/2011 - 11:09h

EFE - El artista Antonio López. EFE/Archivo

Como un autorretrato o una visión de "Antonio López según Antonio López" define Guillermo Solana, director artístico del Museo Thyssen-Bornemisza, la exposición que este museo dedicará, a partir del próximo junio, a uno de los artista españoles más importantes.

Creador que se prodiga muy poco, cinco años ha tardado Solana en convencer a Antonio López para organizar esta muestra, la primera gran exposición del artista de Tomelloso desde la celebrada en 1993 en el Museo Reina Sofía.

Solana, comisario de la muestra junto a María López, hija del artista, ha reconocido en una entrevista con Efe que su papel "ha sido un poco de médium. Mi principal logro, y del que estoy más satisfecho, es el haberle convencido para hacer la exposición", todo lo demás lo ha hecho Antonio López.

"Ha realizado toda la selección de obras, está haciendo la instalación. Es Antonio López según Antonio López y nosotros estamos al servicio de su concepción, poniendo a su disposición nuestros recursos para montar esta autobiografía".

El arte de Antonio López es "único e inconfundible. Es un artista apasionante porque, en contra de lo que se piensa, el suyo es un arte endiabladamente complicado, lleno de paradojas. Aparentemente es el que más domina el oficio, pero su obra es un atentado contra el oficio. Deshace y fragmenta su obra, es muy autoexigente. Lleva las cosas al umbral de la perfección y luego empieza a deshacer".

Con alrededor de 140 piezas, se podrán contemplar obras emblemáticas, piezas de estudio, otras que no se han visto nunca y obras que no se han exhibido desde la exposición del Reina Sofía.

La muestra se centrará en la obra realizada por Antonio López en los últimos 20 años "y que la gente no conoce. Antonio es un artista un poco recóndito. El público no ha visto toda la pintura en la que esta trabajando".

Las obras de estos años dialogarán con piezas anteriores y al final "el recorrido se convierte en una especie de retrospectiva pero desde la actualidad hacia atrás".

Pinturas, esculturas y dibujos llenarán los espacios expositivos del Thyssen. "En las salas de temporales la propuesta será un recorrido por las grandes líneas, los grandes núcleos, las cosas más importantes de la carrera de Antonio, haciendo dialogar la obra de ahora con la obra de hace 20 o 30 años".

La distribución de las salas "es extraña y no previsible", comenzando por un espacio en el que se mostrarán "las tres o cuatro cosas que le importan al artista: unas cabezas griegas que ha modelado ahora, una imagen de la azotea de su casa de Tomelloso y la vista de 'Madrid desde Torres Blancas'".

A continuación, el visitante entrará en "una especie de tumba egipcia, de monumento fúnebre, muy imponente, con el doble retrato esculpido de él y de su mujer en el centro y alrededor pinturas verticales de puertas, ventanas, alacenas, que dan una solemnidad de cámara sepulcral".

Después comienza el ritmo de la exposición con tres grandes focos, los tres grandes géneros de Antonio López. El primero de ellos estará dedicado a las vistas de Madrid.

"Tenemos prácticamente todas. Es una parte muy importante de su obra, en la que lleva trabajando desde los años 60 y en la que sigue trabajando en la actualidad. La famosa Gran Vía dialogará con otras seis gran vías, en algunas de las cuales está trabajando y se exhibirán inacabadas", señaló el director del museo.

Otro gran foco es "el mundo de su huerto", con los árboles de su casa, los membrilleros, ciruelos. "Es un dibujo y una pintura de visión más cercana y campesina. El huerto es la antítesis de las grandes vistas de Madrid".

El recorrido por estas salas finalizará con el tercer núcleo, el dedicado a los grandes hitos escultóricos de su obra, desde la obra "Hombre y mujer", del Museo Reina Sofía, hasta el espacio dedicado a "La mujer de Coslada", con los dibujos que van asociados a las obras.

Las llamadas salas Moneo mostrarán una mirada retrospectiva, "un intento de reconstruir lo que ha sido la carrera de Antonio antes. Si en la otra zona tendremos los grandes núcleos, en esta se mostrará lo anterior, lo complementario, empezando con obras de los cincuenta relacionadas con el mundo de Tomelloso, los dobles retratos de su familia, y los interiores de los años setenta".

Este espacio refleja el artista que la gente conoce más "el Antonio antes de Antonio", según Solana, para quien esta exposición "va a ser una oportunidad única".

Mila Trenas