Martes, 19 de Abril de 2011

Diferencias entre el FMI y la UE por el ajuste en Portugal

El organismo internacional se inclina por suavizar los requisitos para acceder al rescate

M. DUJISIN / D. BASTEIRO ·19/04/2011 - 01:00h

El inicio, ayer, de la negociación política del rescate financiero luso entre los técnicos de la Comisión Europea, el BCE y el Fondo Monetario Internacional (FMI) y las autoridades locales deparó una sorpresa inesperada: el temido FMI propone medidas drásticas, pero de menor impacto social que las que exige Bruselas. Al FMI le preocupa, sobre todo, el potencial de crecimiento del país; mientras, la Comisión quiere limpiar el déficit y la deuda y exige tipos de interés más altos que el fondo para financiar el rescate.

En Portugal, los analistas locales entienden que el FMI desea evitar, o al menos aminorar, la previsible recesión. Para el expresidente socialista Mario Soares, la del FMI es una voz "sensata", que la UE aún no ha querido aceptar. "Se explica porque, entre los 27 gobiernos de la UE, 24 son hoy ultraconservadores, completamente indiferentes a los valores del proyecto europeo", indicó, en declaraciones a Público. Tras el fin de las negociaciones, en tres semanas, toda medida con impacto en el presupuesto luso deberá ser aprobada por Bruselas. La petición de rescate de Portugal dejará a los partidos con márgenes mínimos para decidir políticas económicas propias.

La Comisión prioriza la reducción de la deuda y el déficit; el FMI, el crecimiento

Ya se empiezan a conocer algunas medidas que impondrá la troika: reducción o eliminación de los subsidios de vacaciones y navidades de los jubilados, reducción de los salarios de los sectores público y privado y aumento de las tasas mínimas que pagan los más necesitados en centros de salud y hospitales.

El rescate ha sido cuestionado en Finlandia, conmocionada por el ascenso electoral de la ultraderecha. Bruselas confía en que Helsinki "cumpla sus compromisos con la zona euro", alertó Pia Ahrenkilde, su portavoz. La Comisión "respeta el proceso interno de formación de Gobierno", pero mantiene su calendario. Las elecciones finesas "no cambian nada", aseguró, en referencia al rescate, rechazado por dos de los tres partidos más votados: los socialdemócratas y los Auténticos Finlandeses, del xenófobo Timo Soini. Bruselas espera tener cerrado el rescate para el 16 de mayo, fecha de la próxima reunión de ministros de la zona euro. Aunque Finlandia tiene relativamente poco peso y capital en el fondo de apoyo al euro, sí es uno de los seis países de la moneda única con sobresaliente de las agencias de rating. Además, el rescate debe aprobarse por unanimidad.

"Un shock"

Bruselas confía en que Finlandia apoye el rescate tras las elecciones

El actual ministro de Exteriores finlandés, Alexander Stubb, dijo ayer a Financial Times que, aunque el resultado electoral ha sido "un shock, no va a cambiar el compromiso de Finlandia con la UE y la zona euro". Stubb, europeísta convencido, integra el partido de centroderecha que ganó las elecciones y que defiende la ayuda financiera a Portugal. Por su parte, un portavoz del Gobierno alemán recordó que en la UE es "tradición" que, "con independencia de los cambios de Gobierno, se mantengan los compromisos adquiridos". "Contamos con que se mantenga así", añadió.