Archivo de Público
Martes, 19 de Abril de 2011

Jiménez pide "ambición" a la UE en la transición árabe

La ministra convoca junto a Chacón a la diplomacia española en el área

CAROLINA MARTÍN ·19/04/2011 - 01:00h

Ante la "extraordinaria" y "convulsa" situación del Norte de África, Oriente Próximo y los países del Golfo, se reunieron ayer en Madrid casi una veintena de embajadores españoles en países árabes y miembros del Gobierno para analizar los retos y desafíos del proceso democratizador en el sur del Mediterráneo y coordinarse con los intereses de España.

"No podemos perder una oportunidad histórica de convertir a la región en una zona de paz y estabilidad donde impere el Estado de derecho", apuntó la ministra de Asuntos Exteriores y Cooperación, Trinidad Jiménez, que presidió el encuentro junto a la ministra de Defensa, Carme Chacón.

Chacón apunta al Mediterráneo como escenario de los riesgos en seguridad

Ambas coincidieron en destacar el papel relevante que debe tener España en estos momentos de cambio en la región. "Por su historia reciente, pero también por su compromiso con el Mediterráneo", sostuvo Chacón. Para la titular de Defensa, España puede ser "un valioso ejemplo" para países como Túnez o Egipto que han iniciado su transformación. Con el primero, explicó la ministra, están trabajando para reunirse antes de las elecciones del 3 de junio en el marco de la Comisión Mixtra de Defensa del Congreso.

El éxito de los procesos iniciados, dijo, "va a depender en buena medida de que seamos capaces de acompañar a esos países en el proceso que inician".

La jefa de la diplomacia española puso de relieve que la actitud del Gobierno debe ser de "apoyo" a los procesos de reforma y a los ciudadanos que reclaman más derechos y libertades, y de "acompañamiento cuando se nos pida" para trabajar por la consolidación de la democracia.

"Hay que pensar a lo grande, exportar estabilidad", afirma Trinidad Jiménez

Con la vista puesta en el papel que debe desempeñar la UE, Jiménez, subrayó que "tenemos que ser ambiciosos". Es más, indicó que "hay que pensar a lo grande, exportar estabilidad a la región con los instrumentos existentes" o bien crearlos para no desaprovechar la oportunidad histórica. En este sentido, y dentro del ámbito económico, apostó por hacer un mayor esfuerzo para que la UE "destine más fondos" a los países de la ribera sur del Mediterráneo. Ya sea a través del Banco Europeo de Inversiones o incluso retomando la "la vieja idea de crear un banco Euromediterráneo".

La especificidad libia

Durante la jornada de trabajo, a la que también asistieron el director del CNI, Félix Roldán, y el ex alto representante del Consejo para la Política Exterior y de Seguridad Común de la Unión Europea Javier Solana se trató la especificidad del caso libio. Como en otras ocasiones, Jiménez insistió en que "sólo puede haber una solución política al conflicto, lo más inclusiva posible", y de la que excluyó a Gadafi y su familia. La ministra defendió que el diálogo debe producirse entre el Consejo Nacional de Transición Libio, que el España ha reconocido como interlocutor válido, representantes del área tripolitana y otras zonas de Libia.

Por su parte, Chacón afirmó que ante el "deterioro constante del entorno de seguridad en la zona, España va a seguir contribuyendo. "La acción militar debe continuar", remarcó, recordando que hoy comparece en el Congreso para pedir que se prorrogue la operación aérea y para que se amplíen los cometidos de los medios militares por si fuera necesario.

Con "luces largas", las dos ministras coincidieron en resaltar las "esperanzas" que entrañan estos cambios, pero también en los retos. Jiménez se refirió en concreto a los flujos incontrolado de inmigración ilegales y trata de personas, así como , acciones terroristas de corte yihadista o tráfico de armas". Chacón se refirió al Mediterráneo como el escenario donde afrontar "los principales riesgos" a nuestra seguridad.