Lunes, 18 de Abril de 2011

Estados Unidos niega que esté socavando al Gobierno sirio

EFE ·18/04/2011 - 14:20h

EFE - Un grupo de manifestantes participa en una protesta contra el gobierno del presidente sirio, Bachar al Asad, el 15 de abril de 2011 en Estambul (Turquía). EFE/Archivo

El Departamento de Estado negó hoy que estuviera trabajando para socavar al Gobierno sirio, después de que el Washington Post publicara que Estados Unidos ha financiado a grupos opositores en ese país, según cables diplomáticos filtrados por WikiLeaks.

"No, no estamos trabajando para socavar a ese Gobierno. Lo que estamos intentando hacer en Siria, a través de nuestro apoyo a la sociedad civil, es crear el tipo de instituciones democráticas que francamente tratamos de crear en países de todo el mundo", señaló el portavoz en funciones del Departamento de Estado, Mark Toner.

"Lo que es diferente en este caso es que el Gobierno sirio percibe este tipo de ayuda como una amenaza a su existencia", agregó, aunque rehusó comentar el contenido de los cables.

De acuerdo con el Post, entre los programas de asistencia de EE.UU. a la oposición siria figura el canal de televisión Barada, con sede en Londres, que comenzó sus transmisiones en abril de 2009 y ha intensificado su labor "con la cobertura de las protestas callejeras" que se registran actualmente en Siria.

Esta operación "tiene el propósito de derrocar al gobernante autocrático del país, Bachar al Asad", según el diario.

Barada TV está estrechamente vinculada al Movimiento por la Justicia y el Desarrollo, una red de exiliados sirios que también trabaja desde Londres.

"Estamos trabajando con varios actores de la sociedad civil con el fin de fortalecer la libertad de expresión y el tipo de instituciones que consideramos serán vitales para un posible futuro democrático en Siria", insistió Toner al respecto.

Para ello, recalcó, el presidente Bashar al Asad "debe abordar las aspiraciones legítimas de los ciudadanos" sirios.

"El tratar de promover una transformación hacia un proceso más democrático en la sociedad no supone socavar necesariamente al Gobierno actual", agregó el portavoz.

"Lo que hacemos es promover sociedades civiles más fuertes en esos países para abordar las aspiraciones reales de esas poblaciones y esas gentes. Si el Gobierno se mueve en sentido contrario, entonces son esos Gobiernos los que deben responder. No corresponde a nosotros resolverlas", indicó.

Aseguró que el embajador de EE.UU. en Damasco, Robert Ford, se reúne regularmente con el Gobierno sirio y aprovecha esas oportunidades para transmitir el mensaje de Washington.

Este fin de semana, Al Asad insistió en su compromiso de derogar la Ley de Emergencia, impuesta en el país desde 1963, y una de las principales exigencias de la oposición, aunque no fijó una fecha concreta.

También prometió efectuar deprisa reformas, pero no de manera acelerada.

"Serían signos positivos pero en última instancia son los sirios los que tienen que interpretarlos como adecuados" o lo contrario, afirmó Toner, quien también recordó que el mandatario sirio "ha dicho antes públicamente muchas cosas pero hemos visto muy poco trasladado a la realidad", afirmó.