Lunes, 18 de Abril de 2011

La victoria del presidente causa graves disturbios en el norte de Nigeria

Goodluck Jonathan es reelegido con un 57% de los votos

PÚBLICO ·18/04/2011 - 21:56h

Protesta de partidarios de Buhari, en Kano. - AFP

Parte del norte de Nigeria, de mayoría musulmana, no ha aceptado la victoria en las elecciones del sábado pasado del actual presidente, el cristiano Goodluck Jonathan, y hoy se produjeron violentos disturbios.

Los resultados provisionales muestran que Jonathan, que nació en el próspero delta del Níger, derrotó en primera vuelta a su rival Muhammadu Buhari, un exgobernante militar del norte, con el 57% frente al 31%. Pero la votación dibujó un país dividido: Buhari ganó en los estados del norte musulmán y Jonathan sumó sus victorias en el sur, de mayoría cristiana.

Los observadores han señalado que las elecciones presidenciales fueron las más transparentes en décadas en la nación más poblada de África, pero partidarios de Buhari han acusado de fraude al partido gobernante y rechazan la derrota.

"Tuve que huir para salvar mi vida", relató a Reuters Dora Ogbebor, una residente de Zaria originaria del sur. Según testimonios recogidos por la Cruz Roja, jóvenes encolerizados por la victoria de Jonathan incendiaron iglesias y casas, matando a "muchas personas".

Las autoridades del estado de Kaduna han impuesto un toque de queda después de que los manifestantes prendieran fuego a la residencia del vicepresidente, Namadi Sambo, y forzasen la liberación de reos de la prisión central.