Lunes, 18 de Abril de 2011

Las gaseosas dietéticas no elevan el riesgo de diabetes: estudio

Reuters ·18/04/2011 - 14:50h

Por Genevra Pittman

Un nuevo estudio de un equipo de Harvard sugiere que las bebidas gaseosas dietéticas y otros refrescos edulcorados no elevarían el riesgo de desarrollar diabetes.

En 20 años, el consumo de gaseosas y otras bebidas dulces aumentó en un grupo de hombres la probabilidad de desarrollar diabetes, no así el de gaseosas dietéticas, café o té.

Los autores afirman en The American Journal of Clinical Nutrition que reemplazar las bebidas dulces con sus versiones dietéticas es una alternativa segura y saludable.

"Hay muchas alternativas a las gaseosas comunes. La gaseosa dietética no es la mejor, pero su consumo moderado no tendrá efectos nocivos evidentes", dijo el doctor Frank Hu, coautor del estudio.

El equipo de Hu analizó datos de más de 40.000 hombres, a los que había seguido entre 1986 y el 2006. En ese período, los participantes respondieron cuestionarios sobre su estado de salud y los hábitos alimentarios, incluida la cantidad de porciones semanales de gaseosa común y dietética.

Al 7 por ciento se le diagnosticó diabetes durante el estudio.

Los autores observaron que los hombres que más bebidas dulces consumían (una porción por día) eran un 16 por ciento más propensos a tener diabetes que los que no las tomaban.

La relación se explicó principalmente por el consumo de bebidas gaseosas. El consumo de bebidas frutales dulces sin gas, como la limonada, no estuvo asociado con un aumento de la diabetes.

Esto "confirma la idea de que es realmente la diferencia entre consumir y no consumir bebidas dietéticas" la que está asociada con la diabetes, señaló la doctora Rebecca Brown, endocrinóloga de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos.

"Las personas en riesgo de ser diabéticas u obesas (...) serían las más propensas a usar edulcorantes porque tenderían a hacer dieta", dijo Brown, que no participó en el estudio.

La investigación reveló también que beber café a diario (ya sea común o descafeinado) estuvo asociado con un menor riesgo de desarrollar diabetes. Los autores, dijo Hu, sugieren que eso podría ser un efecto de los antioxidantes o las vitaminas y los minerales del café.

Brown finalizó: "Reducir el consumo de bebidas dulces (incluida la sustitución con versiones dietéticas) es probablemente una buena opción".

FUENTE: The American Journal of Clinical Nutrition, online 23 de marzo del 2011