Archivo de Público
Lunes, 18 de Abril de 2011

Los ancianos, las principales víctimas del terremoto y tsunami de Japón

Más de la mitad de los fallecidos por el desastre del pasado día 11 de marzo superaba los 65 años

EFE ·18/04/2011 - 13:14h

EFE/Koichi Kamoshida - Los miembros de los servicios de rescate continúan con la búsqueda de víctimas este lunes en Fukushima.

Más de la mitad de los fallecidos a causa del terremoto y el tsunami en el noreste de Japón del pasado 11 de marzo tenía 65 años o más, y la mayoría murió ahogada, según los datos ofrecidos por la Policía nipona.

El número de muertos y desaparecidos, que varía en cada jornada, ha sido cifrado por la Policía de 13.843 muertos y 14.030 desaparecidos. De esta cantidad, 9.112 muertos cuya identidad está confirmada pertenecen a las provincias de Iwate, Miyagi y Fukushima (3.981 en Iwate, 8.412 en Miyagi y 1.387 en Fukushima, esta última, amenazada además por la fuga de radiactividad ). 

Del total, 4.990 o un 54,8% tenía 65 años o más, un número calculado en más del doble de lo que esta franja de edad representaba en las tres regiones en los censos previos al 11 de marzo.

Según datos de la policía de la provincia de Miyagi, de las 8.015 muertes confirmadas hasta el 10 de abril, 7.676 (el 95,8%) fallecieron ahogados a causa del tsunami. Frente a este índice, los expertos han señalado que también puede asumirse que en las otras dos provincias las muertes han sido principalmente por ahogamiento y que esto confirma que las ya de por sí envejecidas comunidades del noreste han sido las más afectadas por el desastre.

Estas cifras se contraponen a las registradas en el terremoto que afectó a la zona de Kobe en el año 95, cuando la mayor parte de las víctimas murieron a causa de los derrumbamientos producios por el seísmo. 

Como primera medida a tener en cuenta tras esta revelación, el experto en tsunamis de la Universidad de Tohoku, Fumihiko Imamura, ha asegurado que a partir de ahora las ciudades alejadas de la costa que se diseñen serán más seguras para los ciudadanos de la tercera edad