Lunes, 18 de Abril de 2011

Ban ki-moon reitera que Libia vive una grave crisis humana

EFE ·18/04/2011 - 11:54h

EFE - Trabajadores levanta nuevas tiendas provisionales para nuevas familias que huyen de la violencia en una zona cercana a la ciudad occidental libia de Nalut, en un campamento de refugiados abierto por parte de la organización Luna Roja en Ramada, a unos 25 km de la frontera sur de Libia, en Dehiba (Túnez), el 16 de abril de 2011. EFE/Archivo

El secretario general de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-Moon, advirtió hoy en Budapest ante la prensa que Libia vive una "grave crisis humana".

El responsable máximo de la ONU, que realiza una vista oficial en Budapest, recordó que "más de medio millón de personas han emigrado de Libia y varias decenas de miles no tienen aseguradas las condiciones mínimas" para vivir.

En este aspecto destacó la importancia de la ayuda humanitaria internacional realizada sobre el terreno, de organismos como la Cruz Roja o la Organización de la ONU para la Agricultura y Alimentación (FAO) pero también de algunos Gobierno, como el turco.

Ban Calificó de "importante" que en Trípoli también se cree un centro humanitario, a raíz del acuerdo de ayer que se logró en la visita de la enviada especial de la ONU, Valerie Amos.

Añadió que la ONU desea "ampliar esta actividad a otras regiones" y asegurar que "todos aquellos que quieran trabajar allí", sean organizaciones no gubernamentales o agencias estatales de ayuda humanitaria, puedan hacerlo.

Ban Ki-Moon aseguró que, dada "la gravedad de la crisis y que las batallas continúan, es de una importancia absoluta que las autoridades libias terminen la lucha y la matanza de la población".

Es por esas razones, prosiguió, que el Consejo de Seguridad de la ONU ha decidido tomar varias medidas, sobre todo la exclusión aérea, que ha sido implementada militarmente por las fuerzas de la OTAN.

Respecto a las posibles soluciones de la crisis en Libia, el secretario general acentuó que actualmente existen tres metas, "que al mismo tiempo son retos también", como el cese "inmediato" de las hostilidades, la ampliación del alcance de la ayuda humanitaria y el diálogo.

Este último es importante, señaló Ban Ki-Moon, "para que se encuentre una solución política a esta situación".

Ban Ki-Moon, que llegó ayer a Budapest desde Praga, se entrevistará hoy con el primer ministro húngaro, Viktor Orbán, así como con otros políticos.