Lunes, 18 de Abril de 2011

El líder de la ultraderecha finlandesa quiere renegociar el rescate portugués

EFE ·18/04/2011 - 10:19h

EFE - El eurodiputado nacionalista Timo Soini, líder del partido Verdaderos Finlandeses, que con el 19 por ciento consiguió 39 diputados y se convirtió en la tercera fuerza política de Finlandia, sonríe el 17 de abril de 2011, después de las elecciones parlamentarias en Helsinki (Finlandia).

El líder del partido ultraderechista Verdaderos Finlandeses, Timo Soini, protagonista de las elecciones finlandesas celebradas ayer tras convertirse en la tercera fuerza del país nórdico, aseguró hoy que la Unión Europea (UE) debe renegociar el rescate financiero de Portugal.

En declaraciones a la televisión pública YLE, Soini afirmó que "tendrá que haber cambios" en los planes europeos de construir un mecanismo de estabilidad financiera, aunque no quiso dar más detalles sobre qué puntos deberían modificarse.

"Lo más importante es que Finlandia no necesite pagar por los errores de los demás", subrayó Soini, uno de los candidatos más firmes, gracias a su espectacular ascenso, para formar Gobierno junto a los conservadores, vencedores en los comicios de ayer.

El líder populista, que ya en las pasadas elecciones al Parlamento Europeo fue el candidato más votado de todo Finlandia, aseguró que su intención es cambiar desde dentro las políticas económicas de Bruselas.

"Ya se ha visto que el paquete de ayudas a Grecia e Irlanda no ha funcionado. Ahora las cosas van a empezar a hacerse de otra forma en Europa", señaló.

Soini, conocido por sus visiones ultranacionalistas y euroescépticas, tuvo también duras palabras contra la UE, al afirmar que la Unión "ha fracasado, tenemos que gestionarla mejor".

Los Verdaderos Finlandeses advirtieron durante la campaña que no están dispuesto a participar en un Gobierno que dé luz verde a nuevos rescates financieros, incluido el portugués.

Los analistas prevén que las políticas comunitarias serán precisamente el mayor escollo para la entrada del partido ultraderechista en el Gobierno, dada la postura pro europea de los conservadores.

El avance ultraderechista en Finlandia ha tenido, además, un efecto inmediato en los mercados, al contribuir a la caída de la cotización del euro en las principales bolsas asiáticas y europeas.