Domingo, 17 de Abril de 2011

Casi medio centenar de muertos en Estados Unidos por temporal en la zona este

EFE ·17/04/2011 - 19:33h

EFE - Imagen tomada este domingo de un almacén destruido en Sanford (NC, EE.UU.), tras el paso de un tornado. El sistema de tormentas y tornados que azotó el sureste de Estados Unidos durante el fin de semana causó al menos 47 muertos en 6 estados del sur del país.

Las sucesión de tormentas y tornados que están azotando el sureste de EEUU han causado casi medio centenar de muertos y numerosos daños, mientras las autoridades alertaron del riesgo de inundaciones durante las próximas semanas.

El sistema de tormentas originado en el centro del país ha provocado fuertes tornados e inundaciones en al menos seis estados donde miles de personas se han quedado sin energía eléctrica.

La primera víctima mortal se registró el pasado jueves en Oklahoma, donde posteriormente murió otra persona. Además ha habido otros nueve muertos en Arkansas, siete en Alabama, uno en Misisipi y cinco en Virginia además de decenas de heridos.

Uno de los estados más afectados ha sido Carolina del Norte, donde se registraron 62 tornados la pasada madrugada y según el Servicio Nacional de Meteorología, las tormentas causaron 24 muertos. En la capital del estado, Raleigh, tres miembros de una familia murieron en una caravana.

Los equipos de emergencia están buscado víctimas y advirtieron que es posible que en las próximas horas aumente el número de muertos ya que esta ha sido considerada la peor tormenta de primavera en dos décadas.

La gobernadora de Carolina del Norte, Beverly Perdue, declaró el estado de emergencia y aseguró que ha sido la peor tormenta desde marzo de 1984, cuando un sistema de tormentas generó 22 tornados en las dos Carolinas que mató a 57 personas - 42 en Carolina del Norte - y causó cientos de heridos.

"Nuestros pensamientos y oraciones están con todos en Carolina del Norte que ha vivido este día horrible", dijo Perdue, mientras voluntarios de toda la zona se afanan en limpiar los escombros.

Sin embargo, la Administración de Nacional de Océanos y Atmósfera (NOAA) advirtió que "lo peor está por venir", ya que se espera que las tormentas continúen en la región centro-norte del Medio Oeste y el Nordeste y haya inundaciones en las próximas semanas.

Una de las principales zonas de riesgo de inundaciones se sitúa al norte del río Red River, que delinea la frontera entre el este del estado de Dakota del Norte y el noroeste de Minnesota.

El río Milk River en el este de Montana; los ríos James y Big Sioux, en Dakota del Sur; el río Minnesota; la parte superior de la cuenca del río Mississippi desde Minneapolis hacia el sur hasta San Luis, también están en alerta.

El este de Pensilvania, el norte de New Jersey y una parte del sur de Nueva York también estarán pendientes de lo que suceda. Muchas áreas metropolitanas tienen más del 95 por ciento de probabilidades de inundaciones importantes, incluyendo Fargo, Grand Forks, San Pablo, Davenport, Rock Island, Sioux Falls y Huron.

Las autoridades recomiendan a los ciudadanos que sigan las noticias y estén preparados en caso de que tengan que refugiarse o ser evacuados.

"Por tercer año consecutivo, el escenario está preparado para posibles inundaciones en el centro-norte de Estados Unidos", señaló el director del Servicio Nacional de Meteorología de NOAA, Jack Hayes en un comunicado.

"Hemos estado coordinando con agencias federales y estatales y las comunidades de alto riesgo desde diciembre para dar a conocer y ayudar a prepararlos. Estamos pidiendo a los ciudadanos a estar informados y estar preparado", señaló.

Las tormentas han derribado árboles, postes de electricidad y decenas de casas y vehículos resultaron dañados.

Según la radio pública NPR, en un momento de la tormenta más de 250.000 personas se quedaron sin electricidad en Carolina del Norte antes de que los equipos de emergencia de servicios públicos comenzaran a reparar las líneas caídas, aun así se esperan cortes de luz intermitentes hasta el lunes.

El gobernador del estado de Virginia, Bob McDonnell, también declaró el estado de emergencia, una práctica habitual ante este tipo de desastres naturales, para que los estados tengan acceso a fondos federales con mayor rapidez para reparar los daños.

El portavoz del departamento de gestión de emergencias Bob Spieldenner indicó que tres personas murieron en el condado de Gloucester a causa de un tornado que se extendió en un área de 20 kilómetros arrancando árboles y dañando casas y un niño y un adulto fueron arrastrados por una riada en la localidad de Waynesboro.