Lunes, 18 de Abril de 2011

Ultimátum a las telecos que bloquean aplicaciones web

Bruselas trata de asegurar la "neutralidad" de los proveedores de internet

 

DANIEL BASTEIRO ·18/04/2011 - 08:00h

Neelie Kroes, en una imagen de su etapa de comisaria de Competencia, sosteniendo un microprocesador. Bloomberg

La Comisión Europea dará mañana un ultimátum a las empresas que ofrecen conexión a internet pero bloquean el uso de ciertos servicios, como los que permiten mantener conversaciones de voz a través de la red, o reducen la velocidad de programas de intercambio de archivos peer to peer (P2P).

La comisaria a cargo del sector de las telecomunicaciones, Neelie Kroes, presentará un informe en el que se analiza el estado de la neutralidad de la red que utilizan los ciudadanos de la Unión Europea. El documento, al que ha tenido acceso Público, promete "medidas estrictas", como cambios en la legislación comunitaria, para "prohibir el bloqueo de servicios" e "imponer obligaciones específicas" que destierren las "diferenciaciones de tráfico injustificadas".

La CE también pretende evitar una ralentización de los programas P2P

Bruselas quiere acabar con el bloqueo de programas como Skype, imposible de utilizar en millones de teléfonos móviles europeos porque amenaza al negocio de las compañías de telefonía, que son a menudo las mismas empresas que comercializan la conexión a internet. Además, el Ejecutivo comunitario pretende impedir que las teleoperadoras discriminen el uso de programas P2P mediante el "estrangulamiento" de la conexión, al tiempo que la aceleran para el uso de programas de sus socios comerciales.

Para Bruselas, estas prácticas son "inaceptables bajo las nuevas normas que entrarán en vigor el 25 de mayo", según advierten fuentes comunitarias. Es entonces cuando acaba el plazo para la trasposición a las leyes nacionales del conocido como paquete telecom, una revisión de las reglas de internet aprobada hace dos años y que garantiza que "los usuarios finales pueden utilizar las aplicaciones o servicios que escojan". A partir de ese día, Bruselas da a las empresas que comercializan la conexión web seis meses para demostrar que cumplen con la neutralidad.

Desde la generalización de la banda ancha, el principio de neutralidad en la red se ha convertido en el gran caballo de batalla para las teleoperadoras, los usuarios de internet y los negocios online. Además del bloqueo de servicios, las primeras defienden la discriminación del tráfico de datos para garantizar que el cliente tiene acceso a los contenidos que le interesan. Según un ejemplo del informe, "la experiencia del usuario no se ve afectada si un email le llega unos segundos más tarde de ser enviado, pero un retraso similar en comunicaciones de voz podría hacer al servicio totalmente inútil".

Los usuarios deben poder cambiar de compañía en un día

Conexión a la carta

Sin embargo, los usuarios denuncian que los proveedores no pretenden sólo una discriminación técnica, sino nuevas fuentes de ingresos dando prioridad y rapidez a servicios y webs de sus socios comerciales. Estas prácticas ponen en entredicho el principio de neutralidad y libre acceso a contenidos y podrían desembocar en un internet a la carta del que sólo es posible escapar pagando más por la conexión. En un escrito remitido el año pasado a Bruselas, el Ministerio de Industria apoyó la posibilidad del "bloqueo, restricción o gestión de tráfico" que responda "a estrategias de carácter comercial".

Compañías de contenido online, como Google o Facebook, rechazan la red de varias velocidades, porque su propio éxito no habría sido posible si internet no fuese neutral. A menudo las empresas más innovadoras nacen de buenas ideas mal financiadas e incapaces de competir con los socios comerciales de las teleoperadoras.

En su informe, Kroes recuerda que "los consumidores deben poder ser capaces de cambiar a otro proveedor" en el plazo de un día para esquivar al que discrimine su manera de usar internet. Además, exige a las teleoperadoras que garanticen la velocidad de la conexión que ofertan. Pero la transparencia y la libre competencia "pueden no ser adecuadas para lidiar con restricciones", reconoce. Si a final de año la Comisión llega a esa conclusión, Kroes promete impulsar un cambio legislativo para corregirlo.

Las claves de la propuesta de la Comisión

1. Prohibición del bloqueo

El informe de la Comisión Europea amenaza con "prohibir el bloqueo de servicios" y evitar la reducción de la velocidad de la conexión para el intercambio de archivos a través de programas ‘peer to peer' (P2P).

2. Libertad de elección

A través de sus advertencias, la Comisión Europea exige a las compañías respeto al concepto de una red neutral, donde los usuarios tengan libertad para "utilizar las aplicaciones o servicios que escojan" libremente.

3. Publicidad engañosa

El Ejecutivo comunitario exige "transparencia" a los proveedores para que ofrezcan la velocidad de conexión que figura en sus reclamos publicitarios y permitan el cambio de operador en el plazo de un día.

4. Plazo de seis meses

La Comisión Europea presentará a finales de año sus conclusiones sobre el respeto a las nuevas reglas europeas, que deberán estar traspuestas a la legislación nacional el próximo 25 de mayo. Tras esos seis meses, Bruselas presentará directrices o cambios legislativos para asegurarse de que se están cumpliendo.

5. Libre competencia

Bruselas hace una clara apuesta por la competencia para asegurar que siempre habrá una compañía de telecomunicaciones que satisfaga al cliente, pero reconoce que el libre mercado "puede no ser adecuado" y que puede haber restricciones globales. No obstante, señala que en ese caso estaría justificado adoptar nuevas normas para proteger la neutralidad de la red.