Domingo, 17 de Abril de 2011

Dos palestinos arrestados por el presunto asesinato de una familia judía

EFE ·17/04/2011 - 12:33h

EFE - Combo de fotografías cedidaS hoy domingo 17 de abril de 2011 por el gobierno israelí que muestra a los jóvenes palestinos Amjad Awad (i), de 19 años, y Hakim Awad (d), de 18.

Dos jóvenes palestinos de 18 y 19 años han sido arrestados como presuntos autores del asesinato de una familia judía el mes pasado en el asentamiento de Itamar, se informó hoy tras el levantamiento del secreto del sumario en el caso.

Los dos sospechosos, de la aldea cisjordana de Awarta, han confesado supuestamente el crimen cometido el pasado 11 de marzo, en el que un matrimonio y tres de sus hijos, uno de ellos un bebé de meses, fueron apuñalados hasta la muerte, informaron fuentes militares y judiciales.

El asentamiento israelí se encuentra en el distrito de Naplusa, cerca de la aldea de la que proceden los dos sospechosos -Amjad Awad, de 19 años, y Hakim Awad, de 18- y que ha estado varias semanas bajo toque de queda.

Los dos sospechosos, amigos y primos lejanos, son estudiantes, Hakim, aún en el bachillerato, y Amjad universitario.

Junto con otros miembros de su familia, ambos son militantes del Frente Popular de Liberación de Palestina (FPLP), que forma parte de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), pero los servicios secretos israelíes no atribuyen los asesinatos a una orden del grupo sino a una acción individual.

En declaraciones al portal de noticias Y-Net, Keis Awad, jefe de la aldea de Awarta, puso hoy en duda "las conclusiones de la investigación israelí" y pidió "una investigación internacional".

"Se trata de dos niños y que no pueden haber perpetrado este acto horrendo", argumentó al condenar los hechos y asegurar que ambos confesaron los crímenes porque el servicio secreto israelí les había presionado a hacerlo.

Otros seis palestinos, cinco de la aldea y cuatro de una misma familia, están también detenidos en relación con los hechos, en este caso por supuesta complicidad a la hora de ocultar un fusil M-16 que habían robado en otra vivienda del asentamiento por la que pasaron antes, y por hacer desaparecer otras pruebas.

Desde un comienzo la investigación se centró en la aldea por su proximidad al asentamiento y las armas utilizadas, y cientos de vecinos fueron interrogados.

El primer sospechoso fue arrestado el 5 de abril, informa el diario Maariv, y el segundo cinco días después.

De su testimonio se desprende que supuestamente mataron primero a dos de los menores, de 11 y 4 años, y después entraron en el dormitorio de los padres Udi y Ruti Foguel.

En cierto momento abandonaron la vivienda pero, tras una discusión entre ellos, uno regresó para recobrar el fusil M-16 que habían robado en la otra vivienda, y mató al bebé porque lloraba y hacía demasiado ruido.

En conferencia telefónica con periodistas el coronel Nimrod Aloni, de la Brigada Samaria, explicó que "la operación ha sido difícil porque no tenían ninguna pista que condujera a los acusados", y que en ella participaron el Ejército, la Policía el servicio secreto interno Shabak y otros organismos de seguridad.

Sobre el móvil de ambos jóvenes, el coronel se inclina por la creencia de que se trata de una "acción individual" a la que "no fueron con la idea premeditada de asesinar a la familia Fogel sino la de robar algún arma", en una especie de reto personal "para conseguir entrar y salir" de la colonia.

El asesinato, según las investigaciones israelíes, parece que "lo decidieron sobre la marcha estando en el asentamiento".