Martes, 15 de Enero de 2008

Personalidades de 60 países asisten al I Foro de la Alianza de Civilizaciones

EFE ·15/01/2008 - 13:17h

EFE - El presidente del Gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero (d), saluda al primer ministro de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, en presencia del secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, antes de la inauguración del I Foro de la Alianza de Civilizaciones, que congrega en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid a más de 350 personalidades de más de 60 países.

Más de 350 personalidades de 60 países participan en el I Foro de la Alianza de Civilizaciones, inaugurado hoy en Madrid por el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, patrocinador de la iniciativa junto al primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan.

La reunión, que se prolongará hasta este miércoles fue inaugurada en presencia del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y pretende impulsar el desarrollo de esta idea que busca facilitar el dialogo y entendimiento entre el mundo occidental y los países musulmanes.

Rodríguez Zapatero afirmó en su discurso que esta iniciativa "sólo tendrá éxito, sólo será perdurable en el tiempo" si se logra darle un "contenido práctico y concreto".

El jefe del Gobierno español presentó el plan aprobado por su Ejecutivo para hacer realidad la iniciativa, que recoge unas sesenta actuaciones "de corto, medio y largo plazo" en los ámbitos de la juventud, la educación, los medios de comunicación y migraciones, aunque no las detalló.

También anunció el nombramiento de un coordinador nacional para la aplicación de dichas medidas.

Según lo expuesto por Zapatero, las líneas de actuación del plan de su Gobierno se centrarán en favorecer el conocimiento mutuo y la diversidad, promover los valores y una cultura de paz, mejorar la integración y capacitación de los inmigrantes -con especial énfasis en la juventud- y difundir la Alianza de Civilizaciones.

El plan contiene medidas como la creación de un cuerpo de voluntarios de la Alianza y de un Premio Anual de la Capitalidad Intercultural, además de un programa de formación de arabistas españoles.

Zapatero recordó que aunque él fue el impulsor de la iniciativa en septiembre de 2004, junto con el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, Naciones Unidas la asumió como propia un año después, y por ello "le pertenece".

En su opinión, la Alianza ha tenido un "poderoso eco", porque ha venido a "llenar un vacío" en un problema que hasta ahora había sido más "académico que político", como es fomentar la comprensión entre culturas y religiones.

Con el objetivo de "contrarrestar la utilización política de la diversidad", animó a los países a aplicar medidas concretas para favorecer la colaboración entre el mundo islámico y Occidente.

La Alianza se consolidará en la medida en que los Estados la integren en sus políticas nacionales, agregó, al tiempo que destacó la necesidad de involucrar activamente a la sociedad civil, a los jóvenes, a los medios de comunicación y al mundo empresarial, académico y religioso.

Zapatero subrayó que los objetivos que persigue la Alianza: "Es más que un diálogo de civilizaciones, un compromiso activo, una apuesta por la acción, por la iniciativa, por tomar partido".