Martes, 15 de Enero de 2008

El regulador estadounidense permitirá a Google pujar por las ondas de radio

La compañía de Internet busca quedarse con las ondas que las cadenas de televisión devolverán cuando abandonen la señal analógica en 2009

REUTERS ·15/01/2008 - 12:00h

La autoridad que regula los medios de comunicación de Estados Unidos han aprobado la candidatura de Google para pujar en la próxima subasta por las codiciadas ondas radiofónicas de Estados Unidos, según la documentación sobre la subasta publicada el lunes por la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, en sus siglas en inglés).

Google estaba en la lista en la que la FCC enumeraba los postores potenciales que han hecho el pago previo exigido y han recibido autorización para tomar parte en las elevadas apuestas que se harán por las ondas de 700 megahertzios.

El comienzo de la subasta está fijado para el 24 de enero, y se espera que llegue hasta al menos 10.000 millones de dólares (unos 6.700 millones de euros), que recibirá el Gobierno de Estados Unidos, por las ondas que las cadenas de televisión devolverán cuando se pasen de las señales analógicas a las digitales, a principios de 2009.

Como se esperaba, la lista de postores potenciales también incluía a las operadoras de telecomunicaciones AT&T y Verizon Wireless, así como a empresas formadas específicamente para la puja con participación de EchoStar Communications, Cablevision Systems, Qualcomm y el cofundador de Microsoft Paul Allen.

En la lista de postores que no reunían las condiciones necesarias para formar parte de la subasta estaba una empresa formada por Frontline Wireless, que se ha propuesto construir una red nacional utilizando un bloque del espectro radiofónico a compartir con las agencias de seguridad nacional.

La señal que todos quieren

Las señales de 700 megahertzios son muy codiciadas porque pueden recorrer largas distancias y penetrar paredes gruesas.

El espectro se subastará en diferentes bloques, de los regionales más pequeños a los nacionales más grandes.

Los pagos previos por las licencias del espectro pueden oscilar entre varios miles de dólares y más de 100 millones de dólares, en función del tamaño de licencia al que aspire la empresa.

La subasta se considera una última oportunidad para que un nuevo jugador entre en el negocio sin cables. Google y otras grandes empresas de Silicon Valley ven el espectro radiofónico como una forma de crear una competición más abierta para servicios de móviles y dispositivos que los disponibles en las redes existentes.

Noticias Relacionadas