Domingo, 17 de Abril de 2011

Libros y cartularios documentan el origen del español en una exposición de Burgos

EFE ·17/04/2011 - 13:19h

EFE - Fachada del Palacio de la Isla de Burgos. EFE/Archivo

El Palacio de la Isla, de Burgos, sede del Instituto de la Lengua de Castilla y León (ILCYL), albergará, a partir del 26 de abril, una exposición de libros, documentos, cartularios y beatos relacionados con el origen del español, ha informado la institución.

Hace más de mil años en las tierras de los reinos de Castilla y de León comenzaron a quedar reflejadas en los textos escritos las primeras palabras romances, explica, en el comunicado remitido por el ILCYL, el profesor José Ramón Morala, de la Universidad de León.

Se trata de documentos en los que se cantan las hazañas de reyes y héroes, se glosan textos religiosos pero, sobre todo, se registran actos de la vida cotidiana contados en un latín que a duras penas puede contener la irrupción del romance que terminó convirtiéndose en el español.

Para José Manuel Ruiz Asencio, catedrático de la Universidad de Valladolid, la muestra permitirá conocer documentos altomedievales castellanos y leoneses de "altísimo valor para el estudio del nacimiento de la lengua castellana".

Según Ruiz Asencio, fue la ignorancia de muchos de los escribas lo que dio lugar a que en textos escritos en latín se pusieran en ocasiones palabras y expresiones escritas tal como las estaban usando en la vida cotidiana.

Una de las piezas que se podrá ver en la exposición es el llamado Cartulario de Valpuesta, una colección de 187 documentos, copiados en escritura visigótica y en escritura galicana, que abarcan los siglos IX al XIII.

El coordinador de universidades del ILCYL, Antonio Álvarez Tejedor, que es uno de los organizadores de la muestra, destaca en el comunicado la gran importancia de algunos de los cartularios de Castilla y de León.

En esta comunidad está el más antiguo conocido, "Becerro Gótico de Cardeña" (Burgos); el más importante de los catedralicios, "Tumbo Legionense" (León); el más significativo de los monásticos, "Becerro Gótico de Sahagún" (León); y uno de los códices más peculiares para entender los orígenes del castellano, los "Becerros Gótico y Galicano de Valpuesta" (Burgos).