Sábado, 16 de Abril de 2011

87-66. El Unics Kazan no se dejó sorprender

EFE ·16/04/2011 - 22:50h

EFE - El jugador checo del Cajasol, Tomas Satoransky (d), bota la pelota ante la oposición de Niccolo Cazzolato (i), del Benetton, durante la semifinal de la Eurocopa que ambos equipos disputaron en Treviso (Italia).

El Unics Kazan ruso no se dejó sorprender por el Cedevita Zagreb, al que venció por 87-66 en la primera semifinal de la Eurocopa que se disputa en Treviso (Italia), en un partido que casi siempre tuvo controlado y en el que destacó con diferencia la clase de su base estadounidense Terrel Lyday.

Los pronósticos en este primer partido eran favorables al equipo ruso, con una plantilla más potente y con experiencia internacional, aunque su rival se plantó en la fase final de Treviso, tras eliminar al Asefa Estudiantes, como una de las sorpresas de esta competición y con un tramo final del torneo en el que se mostró fuerte, lo que le daba ciertas opciones.

El entrenador de la escuadra croata, Aleksandar Petrovic, ya se encargó de recordar que las máximas opciones del pase a la final la tenía el Unics Kazan, pero también destacó que nunca se puede dar un partido por perdido.

En este caso, el Cedevita inició el choque muy enchufado, lo que le dio para dominar en el marcador desde la primera canasta y hasta un 5-9 a los cuatro minutos del primer cuarto.

La formación que dirige el ruso Evgeny Pashutin sólo tuvo que esperar a que al cuadro croata se le acabara el acierto en su mejor arma, el tiro exterior, y ello sucedió a la vez que aparecieron Terry Lyday (al final máximo anotador con 27 puntos y un 36 de valoración), Kelly McCartey y Marko Popovic desde el perímetro, quienes ayudaron mucho a un parcial de 10-0 y el marcador en 15-9 a falta de tres minutos para que cumpliera el primer cuarto.

Desde ese momento, el Unics dominó en todas las facetas frente a un impreciso adversario que no supo recomponerse y que en el segundo cuarto llegó a tener una desventaja de veinte puntos (39-19, min.19), sobre todo por sus escasos porcentajes en los lanzamientos de tres, todo lo contrario que los rusos, quienes parecieron utilizar las virtudes de las que hace gala el Cedevita.

Tras el descanso, y con diecisiete puntos a favor del Unics, el equipo de Petrovic siguió sin encontrar el remedio para contrarrestar las muchas virtudes de su rival, que llegó a alcanzar los veintiún puntos de ventaja (58-37, m.25).

En ese momento se llegó a un punto de inflexión, porque los siguientes cinco minutos del tercer cuarto apareció el Cedevita con las canastas de tres de Bracey Wright y de Damjan Rudez para que el partido se decantara en esta fase a favor de la escuadra croata, que entró en el último parcial con doce puntos de desventaja (67-55).

La progresión del Cedevita continuó en el último cuarto, al potenciar también la defensa, y logró rebajar la barrera psicológica de los diez puntos (68-59, min.32).

Los croatas tuvieron varios ataques seguidos para haber puesto el choque más igualado aún, pero le temblaron las manos y el Unics tomó aire para volver a mandar con un parcial de 9-1 que dejó el marcador en 79-62 que ya fue definitivo a falta de dos minutos y medio para la conclusión, que lo único que sirvieron fue para que el conjunto ruso volviera a lograr su máxima ventaja de veintiún puntos (87-66).

- Ficha técnica:

87 - Unics Kazan (22+25+20+20): Popovic (14), Lyday (27), Veremeenko (5), McCarty (18), Lampe (16)- cinco inicial-, Samoylenko (-), Pashutin (-), Rizvic (-) y Minard (7).

66 - Cedevita Zagreb (13+17+25+11): Draper (11), Wright (15), Bazdaric (10), Rudez (16), Vukusic (11) -cinco inicial-, Kovacevic (-), Troha (-), Petrovic (-), Princ (-) y Edwards (3).

Árbitros: José Antonio Martín Bertrán (España), Guerrino Cerebuch (Italia) y Panagiotis Anastopoulos (Grecia). Eliminaron por cinco faltas personales al jugador del Cedevita Vukusic (m.36).

Incidencias: Primera semifinal de la Eurocopa, disputada en el Palaverde de Treviso (Italia) ante unos 4.500 espectadores. El Unics se clasifica para la final y jugará mañana ante el vencedor de la siguiente semifinal, la que disputa el Benetton Treviso y el Cajasol de Sevilla.