Archivo de Público
Sábado, 16 de Abril de 2011

La tentación del trivote

Blindarse o atreverse.

GERMÁN ARANDA ·16/04/2011 - 08:00h

GERMÁN ARANDA - Los jugadores del Madrid, durante la sesión de ayer. ángel navarrete

Una tentación conservadora ronda estos días por la pragmática cabeza de Mourinho: jugar con tres pivotes. Después de que el conjunto blanco haya encajado 16 goles en los últimos cinco clásicos, podría ser el momento para que el portugués, en su propio estadio, poblara el centro del campo de modo que fuera posible torpedear el toque azulgrana.

Con Lass lesionado, Marcelo es el principal candidato a ocupar el flanco izquierdo de un trivote que serviría, de paso, para vigilar las punzantes incursiones de Pedro y Alves, con Arbeloa de lateral izquierdo.

Con Lass lesionado, Marcelo podría acompañar a Xabi y Khedira en el medio

El técnico ya barruntó la idea en el partido de la primera vuelta en el Camp Nou. Finalmente, alineó sólo a dos pivotes, con los que encajó dos goles. Cuando pasó al trivote en el segundo tiempo, le cayeron otros tres goles. Su primera medida táctica, en el siguiente encuentro ante el Valencia, fue poner, por primera vez juntos como titulares en Liga, a Lass, Khedira y Xabi Alonso. Desde el resultado final, el experimentó funcionó, pero el Madrid marcó su primer gol tras la entrada de Benzema por Khedira, que obligó al equipo a jugar sin trivote. Eso sí, tres minutos después del tanto, Granero entró por Özil repoblando la medular antes del 2-0 final. Mourinho justificó su apuesta simplificando que "lo importante era ganar" y asegurando que quiso proteger a sus jugadores: "Nos faltaba autoestima después del 5-0 y lo importante era empezar el partido sin sufrir y no atacar inmediatamente".

El primer trivote de Mou como entrenador del Madrid fue en Auxerre y con los mismos protagonistas. Allí dejó caer por primera vez que era una opción válida para él. El Madrid venció con un solitario gol Di María, un cuarto de hora después de que sustituyera a Lass y, por tanto, de redibujar de nuevo el esquema. Pero fue en la victoria ante el Valencia cuando Mourinho empezó a consolidarlo. Al poco, lo dispuso en el derbi liguero del Calderón (1-2) y en la ida de las semifinales de Copa ante el Sevilla (0-1) con los mismos tres hombres. La pasada jornada, ante el Athletic (0-2), los pivotes fueron Lass, Pepe y Granero. El miércoles, ante el Tottenham, fue Marcelo quien acompañó a Xabi Alonso y Khedira, como podría suceder hoy.