Archivo de Público
Sábado, 16 de Abril de 2011

Puyol, efecto dominó

NOELIA ROMÁN ·16/04/2011 - 08:00h

f. zueras - Busquets bromea con Piqué, con Milito de fondo.

Pep Guardiola mira su tablero de fichas y empieza a descontar: Bojan delante; Abidal y Mascherano, detrás. ¿Y Puyol? Puyol está en la lista. Tres meses después de que sufriera una tendinopatía en el vasto externo de la rodilla izquierda, el capitán del Barcelona ha dejado de tener molestias y se reincorpora, con alta médica, al grupo. El rompecabezas de la defensa se complica. ¿Quién acompañará a Piqué como de central? Nadie es descartable.

"Puyol ya no siente molestias. Mañana [por hoy] veremos cómo está y decidiremos", dice Guardiola, que, en lo que va de curso, ha trazado su defensa de 23 maneras diferentes y sólo en dos ocasiones, ante el Villarreal y el Shakhtar en el Camp Nou, ha repetido dibujo: Alves, Piqué, Busquets y Adriano. Su sentencia indica que cuenta con el capitán. La sanción de Mascherano, último descubrimiento para la maldita posición, parecía limitar sus opciones a Busquets y Milito. El inesperado regreso del capitán las amplia.

Si Puyol está para jugar, el dilema entre retrasar a Busquets al eje para que acompañe a Piqué, dar entrada a Keita en su lugar y privar a la medular de ciertos automatismos, o no tocar el centro del campo, mantener a Busquets en su posición y optar por Milito, incorpora otra variante.

Todo tiene sus pros y sus contras. Hasta que certificó que Mascherano es, por su velocidad y prudencia, probablemente el mejor sustituto del convaleciente Abidal, a su vez recambio de Puyol , Guardiola probó hasta ocho jugadores como pareja de Piqué. Busquets fue quien más le convenció últimamente.

Sucede que la pareja de zagueros catalanes no cuenta entre sus mejores cualidades la velocidad. Y eso, ante los rápidos delanteros del Madrid, puede resultar un problema que, por otra parte, tampoco parece resolver Milito. No es el argentino el zaguero más veloz del mundo. Pero actúa en su posición natural y tiene experiencia y rango. Todo eso tiene también Puyol y, además, velocidad y capacidad de intimidación. Pero su estado tras tres meses de parón es una incógnita. Así, Guardiola sigue girando en torno al eje para cuadrar su mejor once. Pero, con tanto cambio, no deja de ser significativo que el Barça sea el equipo que menos goles ha recibido en la Liga: 16 en 31 partidos (22, el Madrid).