Viernes, 15 de Abril de 2011

Asocian contaminación con riesgo de ACV sólo en algunas personas

Reuters ·15/04/2011 - 16:54h

Por Amy Norton

Los picos de contaminación del aire no reforzarían los riesgos inmediatos de sufrir un accidente cerebrovascular (ACV) en la mayoría de la población.

Un estudio sobre 9.200 pacientes internados por un ACV no reveló relación alguna entre el riesgo de sufrir un ACV y la exposición al aumento súbito de las partículas finas en el aire.

Sí lo hubo en las personas con diabetes, uno de los principales factores de riesgo de ACV.

En un día con el aire relativamente contaminado, los diabéticos fueron un 11 por ciento más propensos a tener un ACV que en un día "claro".

Los resultados publicados en la revista Epidemiology no prueban que la contaminación dispara el ACV en algunas personas. "Las pruebas aun se contradicen", dijo el coautor del estudio, doctor Gregory A. Wellenius, de la Brown University, en Rhode Island.

"Las personas con factores de riesgo, como la diabetes, tendrían más probabilidades (de tener un ACV), pero se necesitan más estudios para confirmarlo", añadió.

La Asociación Estadounidense del Corazón recomienda que las personas con enfermedad cardíaca y otros factores de riesgo, como la mayor edad, la diabetes o la hipertensión, traten de no exponerse a calles o avenidas muy transitadas y pasen menos tiempo al aire libre cuando aumenta la contaminación.

El equipo de Wellenius analizó datos de 9.200 residentes de Ontario que habían tenido un ACV y en las historias clínicas se había registrado el día y la hora de los primeros síntomas.

Los autores compararon esa información con la de los niveles de contaminación local, según los monitores oficiales de calidad del aire, los dos días previos al ACV y el resto de los días de ese mismo mes.

Los autores no hallaron en general una asociación sólida entre los niveles de partículas finas y el riesgo de sufrir un ACV. Pero sí la detectaron al concentrarse en un cuarto de pacientes con diabetes previa al ACV: por cada 10 microgramos más de partículas finas por metro cúbico de aire, el riesgo de que esos pacientes tuvieran un ACV crecía casi un 11 por ciento.

El equipo no halló una conexión evidente entre los niveles de partículas finas y el ACV en personas con otros factores de riesgo, como la hipertensión o el tabaquismo.

Pero Wellenius destacó que eso no significa necesariamente que los diabéticos sean las únicas víctimas potenciales. Nuevamente, dijo que se necesitan más estudios para comprobarlo.

"La mejor manera de prevenir los ACV es cuidar la salud cardiovascular", dijo el autor.

FUENTE: Epidemiology, mayo del 2011