Viernes, 15 de Abril de 2011

El TPIY condena al héroe croata Gotovina a 24 años por crímenes contra serbios

EFE ·15/04/2011 - 12:19h

EFE - Una multitud escucha los veredictos contra los ex generales Ante Gotovina, Ivan Cermak y Mladen Markac, por crímenes de guerra cometidos en agosto de 1995 en Croacia, durante una manifestación de veteranos de guerra en Zagreb (Croacia) hoy, viernes, 15 de abril de 2011.

El Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) condenó hoy al general retirado Ante Gotovina, considerado un héroe nacional croata, a 24 años de prisión por crímenes de guerra y lesa humanidad contra los serbios de Croacia en 1995.

Los magistrados impusieron una pena de 18 años para otro acusado, Mladen Marcak, pero absolvieron por falta de pruebas al tercer encausado del proceso, el general Ivan Cermak, que juzgó los abusos a la población civil serbocroata durante la ofensiva que permitió a Zagreb recuperar la región de Krajina.

Esa ofensiva, denominada "Operación Tormenta", causó la muerte a 150 civiles serbios, mientras que entre 150.000 y 200.000 personas fueron deportadas, pero concedió a Gotovina el galón de héroe nacional por recuperar la región de Krajina para Croacia.

Gotovina, que fue detenido en Tenerife (España) a finales de 2005 y ha mantenido su inocencia durante el juicio, adoptó una expresión de sorpresa al escuchar la sentencia, que será recurrida, según anunciaron su abogado y el propio Gobierno croata.

La primera ministra croata, Jadranka Kosor, anunció desde Zagreb que la sentencia "es inaceptable" para el Gobierno .

Por su parte, el presidente croata, Ivo Josipovic expresó su esperanza de que "en el proceso de apelación contra la sentencia serán revisadas a fondo y anuladas muchas tesis en que se basa la sentencia".

La alta condena ha desatado protestas en Croacia también por parte de otros militares retirados y simpatizantes de Ante Gotovina, quien sigue gozando del apoyo de su país, donde el 5 de agosto (fecha en la que concluyó la "Operación Tormenta") es el día de los Defensores Croatas.

A la hora de determinar la condena de Gotovina y del general retirado Markac, los jueces tuvieron en cuenta "la gravedad de los delitos, en especial el alto número de crímenes en una amplia región geográfica y la vulnerabilidad de las víctimas", en su mayoría ancianos, algunos de ellos inválidos, que perecieron carbonizados en sus casas.

También consideraron que los dos generales croatas "abusaron de su posición de poder" y no hicieron nada para prevenir ni castigar los crímenes.

Las penas no difieren demasiado de las solicitadas por la fiscalía, que había pedido 17 años de prisión para Markac y 27 para Gotovina.

En el caso de Cermak, para el que los fiscales pidieran 23 años de cárcel, los jueces consideraron que no se demostró su implicación en la preparación y ejecución de los ataques, por lo que no pudo probarse que formase parte de la "empresa criminal conjunta" a la que pertenecían Gotovina y Markac.

En la sentencia se constata la acusación de los fiscales de que hubo un ataque "sistemático y masivo" contra los serbios de Croacia, que estuvo orquestado por la "figura clave" del expresidente croata Franjo Tudjman, que falleció en 1999.

"Tudjman intentó repoblar la Krajina con croatas y se aseguró de que sus ideas a este respecto se transformasen en políticas y hechos", estableció la sentencia.

La sala del TPIY también identificó a otros altos cargos como miembros de la misma "empresa criminal conjunta" a la que pertenecían Gotovina y Markac.

Esos altos cargos eran el exministro de Defensa croata Gojko Susak y el entonces jefe del Estado Mayor del Ejército, Zvonimir Cervenko.

Sin embargo, los jueces constataron que, con excepción de la Policía Especial, las demás fuerzas policiales croatas no participaron en la "Operación Tormenta".

El juicio a los tres militares croatas retirados comenzó en marzo de 2008, y en él ha intervenido un total de 81 testigos por parte de la acusación y de 57 por parte de la defensa.

Tras estar huido y en paradero desconocido desde 2001, Gotovina fue detenido el 7 de diciembre de 2005 en la isla de Tenerife (España), mientras que Cermak y Markac se habían entregado voluntariamente un año antes al Tribunal, con sede en La Haya.

La cooperación de las autoridades croatas con el TPIY para la captura de Gotovina fue un punto clave en que la UE iniciara las negociaciones de adhesión con Croacia, que dieron comienzo en octubre de 2005 tras un informe favorable de la entonces fiscal jefe del tribunal, la suiza Carla del Ponte.