Archivo de Público
Viernes, 15 de Abril de 2011

Dilma Rousseff muestra las ventajas de invertir en Brasil en el "Davos asiático"

EFE ·15/04/2011 - 08:02h

EFE - La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, durante la cumbre del Brics (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica en China. EFE/Dmitry Astakhov/Ria Novosti

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, mostró hoy las ventajas de invertir en su país en su intervención en el Foro de Boao, el llamado "Davos asiático", en el último día de su primer viaje oficial a China.

Rousseff explicó que Brasil necesita inversiones en infraestructuras, para la modernización de sus redes de distribución y sus aeropuertos, y en el sector energético, con la construcción de refinerías o gasoductos.

Además, el país latinoamericano también busca la ampliación de las inversiones en ciencia, tecnología e información.

Por ello, Brasil está en "un momento de expansión y excelentes oportunidades de inversión", dijo Rousseff en su intervención en el pleno del foro, ante el jefe del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, y los presidentes de China, Hu Jintao; Rusia, Dmitri Medvédev, y Sudáfrica, Jacob Zuma, entre otros.

Rousseff ofreció un país "con democracia y estabilidad política, comprometido con los derechos humanos y con la sostenibilidad medioambiental, y con un profundo sentimiento de autoestima".

"Brasil reconoce la importancia de las economías asiáticas", dijo la presidenta, al mostrarse "favorable a todas las iniciativas de desarrollar intercambios" y a mejorar las relaciones entre Asia y América Latina, "las dos regiones del mundo que más crecen".

"Asia y América Latina pueden y deben estrechar sus vínculos, lazos y negocios", añadió la jefa de Estado de Brasil, cuyo principal socio comercial ya es China.

Rousseff señaló que a pesar de las distancias su país se siente cercano a Asia, y destacó, tras mostrar su pesar por los recientes desastres naturales en Japón y Nueva Zelanda, que Brasil cuenta con la comunidad japonesa de inmigrantes más grande del mundo.

La presidenta ha ordenado a su ministro de Asuntos Exteriores que visite Japón en cuanto se recupere del desastre provocado por el terremoto del pasado 11 de marzo para expresar la solidaridad de Brasil al país nipón, donde viven unos 300.000 brasileños.

Rousseff dijo que el mundo atraviesa un momento de "transformaciones profundas", donde "Asia es un polo emergente y América Latina es un actor económico relevante".

La mandataria también se mostró "favorable al control de la inflación y la estabilidad fiscal, porque esto es fundamental para la recuperación de la economía mundial".

Añadió que para Brasil, en los últimos años, la ampliación de la protección social dio como resultado un mayor desarrollo económico, con programas de universalización de los servicios públicos o con el aumento de las posibilidades de trabajo, lo que también llevó al aumento de ingresos.

Rousseff concluye hoy una visita oficial de cinco días al gigante asiático, donde presidió junto con su homólogo chino, Hu Jintao, la firma de 22 acuerdos el pasado martes para impulsar la asociación estratégica entre ambos países.

La presidenta brasileña también se reunió con el primer ministro, Wen Jiabao, y con el presidente de la Asamblea Nacional Popular, Wu Bangguo.

Rousseff participó ayer también en la cumbre de líderes del grupo BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), en la que, junto con los otros mandatarios, insistió en la necesidad de reformar la ONU y el Consejo de Seguridad, en el que están presentes los cinco miembros del grupo este año.

Tras participar en el foro de Boao, Rousseff se desplazará a la ciudad de Xian, en el norte de China, donde visitará un centro de investigación y desarrollo de la empresa tecnológica ZTE.