Viernes, 15 de Abril de 2011

La lealtad a una filosofía

Retrospectiva del 5-0

RUT VILAR ·15/04/2011 - 08:30h

Piqué celebra el 5-0. ap

En el vestuario azulgrana coinciden en que la fe en la propia identidad sirve para explicar la contundente victoria del Barcelona (5-0) en el primer clásico de la temporada. "Un partido mejor en cuanto a juego que el 2-6 del Bernabéu", asegura Xavi. Causó sorpresa entre los muchachos de Guardiola que el Madrid se plantara en el Camp Nou sin un plan futbolístico claro. Más aún con Mourinho al frente, avezado analista de las cualidades y los defectos del rival. "Nos limitamos a insistir en lo que veníamos haciendo en los últimos partidos", destaca Busquets. "Siempre fuimos nosotros mismos", abunda Piqué. "Y nos salió todo bien", concluye Puyol.

De inicio, Guardiola pudo alinear a su once de gala. A Mourinho, en cambio, le falló Higuaín, lesionado. El portugués sustituyó al argentino por Benzema, que pasaba por su etapa más indolente, y en el descanso dejó a Ozil en la caseta para dar entrada a Lass en la medular. El de Santpedor, en cambio, no movió el banquillo hasta el tramo final del encuentro, con el duelo decidido, aunque fue Jeffren, un suplente, quien cerró la manita. El Barça formó de inicio con ocho canteranos y también terminó el partido con ocho futbolistas criados en La Masia.

"Presionamos bien y acertamos a parar sus contras", destaca Piqué

El conjunto blanco apenas le disputó el balón al azulgrana, que dominó el duelo con una posesión cercana al 63%. "Presionamos muy bien y supimos parar sus contras, que es con lo que realmente crea peligro el Madrid", apunta Piqué. "Una victoria global", defiende Guardiola.

En la fase de culminación, los locales consiguieron la mayor efectividad de la temporada de cara a portería: remataron seis veces entre los tres palos (15 en total) y marcaron cinco goles. "Trabajar en equipo fue esencial. Y, a partir de ahí, con la calidad que tienen nuestros jugadores de ataque, las cosas tenían que salirnos bien", conviene Maxwell. "Ofrecimos una lección porque hicimos un fútbol sencillo", destaca Alves.

Se impusieron los de Guardiola gracias a su juego combinativo. Probó el líder 729 veces el pase, por 368 el Madrid, que prefirió buscar la portería de Valdés a través de los centros al área. Así las cosas, el primer tanto azulgrana llegó tras una asociación ente Xavi e Iniesta, que culminó con acierto el de Terrassa.

"En el Barcelona, primero se toca y luego se corre", sostiene Menotti

En la jugada previa al segundo, enlazó 21 toques en un minuto el conjunto catalán; participaron ocho futbolistas distintos en ella y al final Villa encontró la diagonal de Pedrito. El canario batió a Casillas ante la mirada atónita de Marcelo. "Hemos regalado dos goles en los que se rozó el ridículo", lanzó Mourinho. Hasta el clásico, Casillas sólo había encajado seis tantos.

"El Barcelona practica un fútbol donde primero se toca y luego se corre. Achicó tan bien el espacio en el campo rival que en cinco metros recuperaba el balón", aportó hace unas semanas Menotti en declaraciones a Rac1.

Asistido por Messi, especialmente generoso durante todo el encuentro, Villa sumó el tercer y el cuarto gol azulgrana. Tras diez partidos seguidos viendo puerta, la Pulga se quedó sin marcar, pero resultó determinante para dar continuidad al juego de su equipo. "Un triunfo con nuestro estilo", insiste el Guaje.

"Nos limitamos a insistir en lo que ya veníamos haciendo", dice Busi

La tangana que se vivió en la el área técnica entre Guardiola y Cristiano, con 2-0 en el marcador, hizo disminuir el ímpetu local hasta después del descanso. "Estuvimos especialmente concentrados y, aunque lo intentaron, no pudieron sacarnos del partido", rememora Pedrito. Iturralde resolvió el rifirrafe con una tarjeta amarilla para el portugués y otra para Valdés, que se había sumado a la bronca. "El Barça es un producto acabado y al Madrid le falta mucho para serlo", resumió Mourinho.

Noticias Relacionadas