Viernes, 15 de Abril de 2011

El jefe de la Policía fustiga la investigación del Faisán

Fernández Chico rebate las conclusiones de su subordinado Carlos Germán

PEDRO ÁGUEDA ·15/04/2011 - 01:00h

Dos policías junto al bar Faisán el 20 de junio de 2006, tras la detención del dueño del establecimiento. EFE

Cuando parecía que el caso Faisán no podía sufrir un vuelco más, el máximo responsable operativo de la Policía, el comisario Miguel Ángel Fernández Chico, desacredita de principio a fin las conclusiones del investigador del soplo, su subordinado Carlos Germán, entre ellas la que presenta el chivatazo como un acto "de naturaleza política". En un escrito remitido el lunes al juez instructor de la causa, Pablo Ruz, al que tuvo acceso Público, el director operativo califica de "aventurada" la tesis del móvil político y desliza, a lo largo de siete puntos, que Carlos Germán obvia unos hechos para apoyarse en otros y obtener así una conclusiones preestablecidas.

En esta línea, el Director Adjunto Operativo (DAO) expone que la convicción de que existe un soplo parte de una grabación realizada al dueño del bar Faisán, Joseba Elosúa, en la que este se lo narra a su yerno. Sin embargo, en el informe no hay "alusión alguna" a que Elosúa no reconoció en sede judicial a José María Ballesteros, el policía que supuestamente le entregó el teléfono y al que Germán señala en su informe como "autor inequívoco". De idéntica forma se refiere Germán a los otros dos imputados, el ex director general Víctor García Hidalgo, y el jefe superior en Euskadi, Enrique Pamiés. Al no haber sido condenados, Carlos Germán incurre en "mala praxis policial", según el DAO. Asegurar, por otra parte, que el chivatazo favoreció a ETA y perjudicó futuras operaciones no son más que "meras hipótesis", añade.

Afirmar que hubo móvil político es "aventurado", dice el director operativo

En su escrito, Fernández Chico puntualiza que la operación contra la red de extorsión no se realizó el 4 de mayo de 2006 porque las autoridades francesas era conjunta no accedieron por carecer de unos informes. El operativo policial, que dirigía el propio Germán, tuvo lugar al mes siguiente. El informe del equipo investigador fue publicado ayer por El Mundo.

¿Una nueva 'línea francesa'?

Pero es el séptimo y último punto el que abre un nuevo interrogante. El máximo responsable operativo de la Policía insinúa que hay otras acciones que pudieron, al menos, coincidir aquel día con el soplo. "El hecho investigado, conocido vulgarmente como el chivatazo, se plantea como única tesis inequívoca y exclusiva, excluyendo cualquier otra, sin que se hayan seguido líneas de investigación como el análisis del tráfico de las llamadas registradas en las redes telefónicas francesas", escribe Fernández Chico.

Tacha de "mala praxis policial" hacer juicio previo de los imputados

El juez Ruz aguardaba el informe de Carlos Germán para cerrar la instrucción. Fernández Chico justifica sus "precisiones" como responsable directo del equipo investigador, para lo que fue designado por los tres jueces que han llevado el caso. Tras investigar el soplo, Germán fue destinado por Fernández Chico a la delicada Unidad de Asuntos Internos, que dependía directamente de éste último, ha sido condecorado y recientemente ascendió a comisario.