Viernes, 15 de Abril de 2011

Mubarak niega haber ordenado la represión en Egipto

El expresidente Hosni Mubarak sigue internado en el hospital del balneario de Sharm el Sheij

EUGENIO GARCÍA GASCÓN ·15/04/2011 - 01:00h

El expresidente Hosni Mubarak sigue internado en el hospital del balneario de Sharm el Sheij, en la península del Sinaí, en estado "estable y tranquilo", aunque tanto él como sus dos hijos se encuentran bajo arresto de 15 días.

Alaa y Gamal han sido trasladados a la presión de Torah, en un suburbio de El Cairo.

A lo largo de la jornada de ayer se conocieron nuevos detalles de las últimas horas en libertad del expresidente y sus hijos. Se supo que el miércoles Mubarak declaró a los fiscales que él no ordenó disparar contra los manifestantes que impulsaron la Revolución del 25 de enero, aunque cientos de ellos murieron en los primeros días, y que en el cuarto día de las protestas quiso dimitir pero en su entorno le advirtieron de que si lo hacía el país se precipitaría en el caos.

También se reveló que el martes, cuando los fiscales interrogaban a Alaa y Gamal, en Sharm el Sheij, los dos hermanos se enteraron de que su padre sufrió un ataque al corazón y fue internado en el hospital. Ambos fueron a visitarlo pero, para no apesadumbrarlo, no le comunicaron que la Policía se disponía a trasladarlos a la cárcel de Torah. Sin embargo, Mubarak lo averiguó poco después.

Sin trato preferente en prisión

En la madrugada del miércoles, Alaa y Gamal llegaron a Torah y fueron alojados en la misma celda. Por la mañana se les permitió salir a un área recreativa y enseguida entraron en contacto con otros muchos ex altos cargos de la época de Mubarak acusados de corrupción que les rodearon y se interesaron por el estado de su padre. El director de la prisión ha dicho que los dos hermanos no recibirán un trato preferencial.