Jueves, 14 de Abril de 2011

La vitamina D no explicaría las fracturas en bebés

Reuters ·14/04/2011 - 18:58h

Por Amy Norton

La causa de las fracturas inexplicables en los bebés suele ser el abuso, y los especialistas sospechan que, a veces, podría ser un bajo nivel de vitamina D. Pero, ahora, un nuevo estudio lo cuestiona.

La vitamina D es clave para la salud de los huesos. Su deficiencia en los niños puede causar raquitismo, con deformidades en las piernas y curvas anormales en la columna vertebral.

Radiografías de niños con raquitismo muestran algunas de las mismas anormalidades que afectan a los niños víctimas de abusos.

El equipo del Hospital de Niños de Filadelfia les midió los niveles de vitamina D a 108 bebés y niños pequeños tratados en el hospital por una fractura. Siete de cada 10 fracturas habían sido por accidentes y tres de cada 10, por abuso infantil.

En general, los niveles de vitamina D eran relativamente bajos en ambos grupos, incluidos los niños con fracturas múltiples (un signo de abuso potencial).

"El estudio indica que un bajo nivel de vitamina D no debe desalentar tener en cuenta el abuso infantil en un niño con fracturas inexplicables", dijo la autora principal, doctora Samantha Schilling.

La experta agregó que "es posible, y probable, que en algún valor umbral, el nivel muy bajo de vitamina D eleve el riesgo de fracturas en los niños". Pero el estudio no analizó ese umbral.

De hecho, dijo la autora, no se realizó ningún estudio para determinar el valor mínimo de vitamina D por debajo del cual aumenta el riesgo de fractura en los niños. Aun en el caso del raquitismo.

Los resultados, publicados en la revista Pediatrics, surgen de 108 menores de 2 años tratados por fracturas durante un año. El equipo de Schilling halló que ocho tenían deficiencia de vitamina D; 33 tenían insuficiencia de vitamina D y 66 tenían niveles normales.

Los niños con fracturas debido a un posible abuso no eran más propensos que el resto a tener deficiencia o insuficiencia de vitamina D y que los niveles bajos de la vitamina no eran más comunes en las víctimas de abusos que el resto de la población infantil.

"Además de la deficiencia de vitamina D, muchos otros trastornos óseos pueden causar fracturas que podrían malinterpretarse como abuso infantil", dijo el doctor Colin R. Paterson, autor de un editorial sobre el estudio y médico retirado de la University of Dundee, en Escocia.

"Siempre asumimos que si los padres no pueden explicar las fracturas, están mintiendo sobre golpes que dieron ellos y otras personas", indicó. Pero dijo también que es posible que el raquitismo u otros trastornos óseos, como la osteogénesis imperfecta, que es genética, aumenten la vulnerabilidad de los niños a las fracturas, aun durante "el trato normal" del bebé.

Habitualmente, a los bebés y los niños pequeños con fracturas no se les mide el nivel de vitamina D, señaló Schilling.

Es que no existen evidencias de su utilidad, aunque la autora opinó que ayudaría cuando los lactantes sufren una fractura. Eso ocurre porque la leche materna tiene bajos niveles de vitamina D y, a menos que se les administren suplementos de la vitamina, los bebés están en riesgo de tener niveles "subóptimos".

Para evitarlo, la Academia Estadounidense de Pediatría recomienda que los bebés criados con leche materna reciban gotas diarias de vitamina D. (Las fórmulas están fortificadas con la vitamina).

Los niños pequeños obtienen vitamina D de los cereales, la leche y el jugo de naranja fortificados, o de los pocos alimentos que son fuentes naturales de la vitamina, como los pescados grasos y las yemas de huevo.

El consumo de vitamina D recomendado para los bebés es de 400 unidades internacionales (UI) y para los mayores de 1 año, de 600 UI.

FUENTE: Pediatrics, online 11 de abril del 2011