Jueves, 14 de Abril de 2011

El juez decreta libertad provisional para tres destacados activistas saharauis

EFE ·14/04/2011 - 13:10h

EFE - El vicepresidente del Comité de Derechos Humanos para el Sahara Occidental (CODESA), Ali Salem Tamek. EFE/Archivo

Un juez de instrucción del tribunal de primera instancia de Casablanca decretó hoy la puesta en libertad provisional de tres de los principales activistas saharauis, que permanecían en prisión a la espera de juicio desde octubre de 2009, informó a Efe el abogado de la defensa Mustafa Errachidi.

El presidente de la Asociación Saharaui de Víctimas de Violaciones Graves de los Derechos Humanos (ASVDH), Brahim Dahan, el vicepresidente del Comité de Derechos Humanos para el Sahara Occidental (CODESA), Ali Salem Tamek, y el activista Ahmed Nasiri fueron arrestados en el aeropuerto de Casablanca al regresar de una visita a los campos de refugiados de Tinduf, y están acusados de "atentar contra la seguridad interna de Marruecos".

Errachidi anunció que los activistas abandonarán hoy la prisión de Salé, junto a Rabat, aunque no pudo especificar la hora de la salida, ya que "aún faltan por completar los procedimientos legales".

Todavía desde la cárcel, Dahan mostró a Efe por teléfono su alegría por la noticia y dijo que "seguirá trabajando" en su asociación y "contactando con la gente de derechos humanos para luchar por el respeto".

"Espero poder recuperar mi vida, pero nunca he tenido la oportunidad de tener un proceso claro y justificado", aseveró.

Los tres activistas forman parte del llamado "grupo de los siete", ya que fueron detenidos junto a otros cuatro saharauis, que han ido saliendo de prisión en libertad provisional por diferentes motivos.

Tamek, Dahan y Nasiri habían anunciado su intención de comenzar hoy mismo una huelga de hambre para pedir su excarcelación o el inicio de un "proceso justo" de inmediato.

Los tribunales habían rechazado en diversas ocasiones la petición de la defensa de conceder la libertad provisional a los activistas.

En un principio, los saharauis iban a ser procesados por un tribunal militar, que se declaró incompetente en septiembre del año pasado para procesarlos, y el caso pasó a la justicia civil.

El tribunal de Ain Sbaa, en Casablanca, fue el escenario de diversos aplazamientos de la causa en medio de una fuerte tensión entre partidarios pro marroquíes y activistas saharauis, que llegó a derivar en agresiones e insultos, de los que también fueron víctimas los observadores y periodistas presentes.