Jueves, 14 de Abril de 2011

Mil terremotos han sacudido Japón desde el 11 de marzo

Tepco asegura que algunas barras de combustible del reactor 4 de Fukushima están dañadas y anuncia que va a poner en marcha medidas especiales para evitar problemas eléctricos en el futuro

AGENCIAS ·14/04/2011 - 11:13h

AFP - Un japonés camina entre escombros en la ciudad de Onagawa.

Más de mil terremotos superiores a magnitud 4,5 han sacudido Japón desde el gran seísmo que el 11 de marzo hizo temblar el noreste del archipiélago y causó un devastador tsunami que ha dejado más de 28.000 muertos y desaparecidos.

Según datos del Instituto Geológico de EEUU, hasta hoy, jueves, a las 17.00 hora de Japón (08.00 GMT) se habían registrado en este país al menos 1.001 temblores de más de 4,5 grados en la escala abierta de Richter.

Un portavoz de la Agencia Meteorológica nipona detalló por su parte que 408 seísmos han tenido una magnitud de 5 o más y que, de tener en cuenta aquellos de al menos magnitud 4, la cifra podría multiplicarse por diez.

De los temblores registrados desde el 11 de marzo, un total de 68 han sido de magnitud 6 o más y otros cinco han registrado al menos magnitud 7, la misma intensidad del seísmo que dejó unos 300.000 muertos en Haití en enero de 2010.

El terremoto de magnitud 9 que hace poco más de un mes sacudió el noreste nipón fue el más fuerte en este país desde que se iniciaron las mediciones, hace 140 años, y estuvo seguido de un gran tsunami con olas de hasta quince metros. Más de un mes después de la catástrofe, la cifra de muertos se sitúa en 13.456 y todavía hay 14.851 desaparecidos, según el último recuento policial.

El terremoto y el tsunami no solo destrozó miles de viviendas e infraestructuras sino que provocó un desastre nuclear en la central de Fukushima, que todavía sigue sin ver su final.

Algunas barras de combustible, dañadas

La empresa propietaria de la central, Tokyo Electronic Power (TEPCO), va a poner en marcha medidas especiales para evitar problemas eléctricos derivados de nuevas réplicas o tsunamis. La compañía colocará los generadores diesel de emergencia en zonas elevadas unos 30 metros sobre el nivel del mar para evitar que sean alcanzados por las olas.

Los generadores podrán ser activados inmediatamente por los trabajadores cuando se emita una alerta de tsunami, para evitar que se detengan las labores de refrigeración de los reactores y fugas de combustible radiactivo.

TEPCO también tendrá disponibles en zonas altas camiones con generadores eléctricos y unidades de bomberos con bombas de agua, además de sistemas de seguridad para evitar que se detenga la inyección de agua en los reactores 1, 2 y 3.

Además, la compañía ha confirmado que algunas de las barras de combustible del reactor número cuatro están dañadas, aunque la mayoría estarían en buen estado.

Los técnicos han detectado altos niveles de radiactividad, en concreto 220 becquerelios de yodo-131 por centímetro cúbico, 88 de cesio-134 y 93 de cesio-137, en la muestra de agua extraída de la piscina que alberga las barras en este reactor.

Estos niveles confirmarían los daños en el reactor, ya que estos elementos solo se generan en estas proporciones cuando se produce una fisión del núcleo del combustible. En total el edificio alberga 1.331 barras.

Los operarios han continuado este jueves trasvasando el agua altamente radiactiva de un túnel cercano al reactor 2 al condensador del edificio de turbinas, para evitar que salga al exterior. Estos trabajos han permitido drenar unas 660 toneladas de agua contaminante.

En total será necesario mover unas 60.000 toneladas de este líquido desde los reactores 1, 2 y 3 para facilitar el trabajo de los operarios y evitar que se expongan a la radiación.

La Agencia de Seguridad Nuclear reveló que, pese a los esfuerzos para bombear agua radiactiva, el nivel aumentó 3,5 centímetros en el túnel conectado a la unidad 2, ya que estiman que hay unas 20.000 toneladas estancadas y con riesgo de rebosar al exterior.