Jueves, 14 de Abril de 2011

Sin noticia del dinero de Qatar

Las cajas ganan 3.403 millones en 2010, un 23% menos

M. ALBA / V. ZAFRA ·14/04/2011 - 01:00h

En un par de transparencias, la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) desnudó ayer el vértigo en el que está inmerso el proceso de reestructuración del sector. Uno de los dibujos mostró el cierre de 400 oficinas desde el último trimestre de 2010; otro, la reducción de los beneficios en 2010: 3.403 millones de euros, un 23% menos que en el anterior ejercicio, provocado, en otros factores, por el deterioro de activos y el aumento de provisiones destinados a las prejubilaciones.

"Hemos optado por romper moldes", describía Isidro Fainé, presidente de la CECA y de La Caixa, a esa foto de fusiones, SIP y futuros bancos cotizados que hoy conocerán qué plan les marca el Banco de España para llevar a cabo su capitalización.

"Ya no hay marcha atrás. La credibilidad que hayamos podido inculcar a los inversores se traducirá ahora en dinero", reflexionan desde una entidad. En los últimos dos meses, todas las cajas han estado de gira para atraer capital. En algunos de esos road shows se incitó a la compra de acciones. En otros, se insistió en el valor estratégico de tener una posición dominante en un mercado territorial. En no muchos, se expuso el escaparate de participadas para disfrazar un mensaje de supervivencia.

"Los bolsillos están más abiertos que nunca en esta época de necesidad", aseguran en una caja mediterránea. Por eso, ante las promesas de inversión para las cajas que ha arrancado José Luis Rodríguez Zapatero en sus giras por Qatar y Emiratos Árabes (450 millones de euros) y China (9.300 millones de euros ver página 3), entre las entidades se juega a las apuestas. "El dinero de los petrodólares, si llega, irá a las grandes", asumen desde una caja de algo más de 50.000 millones de tamaño.

En la CECA, sin embargo, esperan que esa declaración de intenciones adquiera forma. "El dinero de los chinos será bienvenido", aseguraba Fainé, pero "como presidente de la CECA no he recibido ninguna llamada". Ni de la promesa asiática de ayer, ni tampoco del compromiso de los fondos soberanos de Qatar y Emiratos Árabes, del que se habló hace unos meses.

Para Fainé, el valor de las cajas españolas está en la cercanía de sus clientes. "Hay mucha gente que nos sigue y mucho interés por ser accionista de las cajas", aseguró. "Habrá oportunidades para invertir en el sector", insistió, a la par que reconoció que los inversores "a corto plazo no ganarán dinero". En este sentido, Fainé emparejó el devenir de las cajas con la economía española. "Costará que suban los márgenes de beneficios, pero tampoco bajarán. Crecerán lentamente y poco a poco".

Junto al escenario macroeconómico, la competencia en el mercado financiero español es otro de los instrumentos que marcará este pausado avance de los balances. Esta es una de las razones por las que Fainé sostiene que el proceso de reestructuración de las cajas no servirá de efecto llamada a las entidades extranjeras. "En España es difícil competir", reflexionaba.

En el ideario de Fainé, se recalca la necesidad de las cajas de convertirse en instituciones que coticen. Una posibilidad real para algunas entidades como CaixaBank o Bankia, pero una quimera para muchos de los socios de la CECA. En este sentido, Fainé recomienda que no se lleven a cabo descuentos que "no sean lógicos" en estas salidas a los mercados. El argumentario se enfrenta a una realidad en la que algunas cajas, como la CAM o Novacaixagalicia, serán nacionalizadas y elevarán la cifra de más de 11.000 millones de euros que el FROB ya ha repartido en ayudas públicas. Una cuantía que la CECA reduce a 400 millones (fondos para sanear Cajasur) justificando que el resto del dinero público "son préstamos que hay que devolver a un elevado interés (8%)".

Junto al capital del FROB, muchas entidades han iniciado la venta de sus participaciones industriales para conseguir capital y aprobar los próximos test de estrés. "Si la ministra Salgado dice que van a aprobar todas las cajas, ella tiene más datos que yo", sostenía un Fainé, que adelantó que en la reunión de la CECA se distribuyó un borrador sobre el cambio de estatutos de la institución para adecuarla al nuevo marco y dar entrada en el Consejo de Administración a los dirigentes de los nuevos bancos creados por las cajas.