Miércoles, 13 de Abril de 2011

Europa ya tiene su clásico

El Madrid remata al Tottenham ganándole en Londres con un gol de Cristiano y se jugará las semifinales de la Champions contra el Barça. Mourihno no se tomó el partido como el trámite que era y alineó a sus creadores

ENRIQUE MARÍN ·13/04/2011 - 22:37h

Gomes se estira para intentar enmendar su error al no atrapar el disparo lejano de Cristiano. - GETTY IMAGE

Sonaba a tópico, pero lo del trámite era una realidad. Sólo se trataba de confirmarlo y se confirmó. El Madrid no quiso ser menos que el Barça, ganó en Londres y Europa también tendrá su clásico. Si en 90 minutos ya se antojaba complicado que el Tottenham remontara el 4-0 del Bernabéu y, tras el 0-0 con el que se llegó al descanso, en 45 la dificultad se multiplicaba por dos, la misión acabó siendo imposible para los ingleses cuando a los cinco minutos de la segunda parte Gomes se tragó un disparo potente, pero lejano, de Cristiano. Redknapp bromeó con que no les dijo a sus jugadores que el 4-0 no era remontable para que no se fueran de compras, pero con el 0-1 seguro que a más de uno la cabeza se le fue a Oxford Street.

Conocedor del espíritu guerrero de los equipos ingleses, y por más que el Tottenham tenga un toque continental, Mourinho salió a White Hart Lane con un once cargado de creativos, como él llama a los Alonso, Özil, Marcelo y Cristiano. Sin Pepe, sancionado, Albiol formó junto a Carvalho, con Ramos y Arbeloa en los laterales y Marcelo más adelantado. A diferencia de San Mamés, donde alineó un equipo plagado de suplentes, el mensaje que Mou lanzó en la rueda de prensa se vio reflejado con hechos. El Madrid tenía un trabajo que terminar y el portugués nunca da una puntada sin hilo. Es más, desafió incluso la posibilidad de que alguno de los cinco apercibidos de sanción viera una amarilla. Lo hizo Carvalho, que se perderá la cita del Bernabéu.

Si los ingleses ya lo tenían difícil, el error de Gomes lo hizo imposible

Como era de esperar, y porque tras la goleada de la ida a los spurs tampoco les quedaba más remedio, el Tottenham imprimió un ritmo de juego altísimo. Con continuas idas y venidas, sin apenas transiciones y con Bale siempre como protagonista. El galés parecía una tuneladora. Por velocidad y profundidad, los blancos tenían claro por dónde llegaría el peligro inglés. Una internada en el área de Bale la frenó limpiamente Alonso, aunque el galés se dejó caer y la grada pidió penalti. Xabi, experto conocedor de la Premier, recriminó su comportamiento al interior zurdo del Tottenham.

El tiempo jugaba al favor del Madrid. También el espacio, pues el Tottenham iba ganando metros por delante, pero los cedía por detrás. Llevados por la ansiedad y la impotencia, los ingleses pedían penalti en cada balón dividido dentro del área de Casillas, quien apenas tenía que agacharse.

Un cabezazo de Ramos que despejó Gomes fue la mejor ocasión del Madrid, a parte de una tímida llegada inicial de Özil que disparó excesivamente flojo. Un claro fuera de juego de Modric invalidó el disparo de Bale y la amarilla que vio Carvalho le impedirá jugar en el Bernabéu contra el Barça.

De los apercibidos, sólo Carvalho vio la amarilla y no jugará la ida

La solvencia de Xabi Alonso, a quien se le ve encantado cada vez que vuelve a Inglaterra, permitía al Madrid no partirse en dos y mantenerse lo suficientemente junto como para que el Tottenham. Cristiano se quejó de no recibir balones, aunque él tampoco hacía nada para provocar líneas de pase. El gol de Cristiano en un fallo garrafal de Gomes permitió a Mourinho empezar a pensar en otra cosa. Retiró a Ramos y el propio CR7 para prevenir que viera una amarilla y dio entrada a Granero y Kaká.

El clásico en versión europea entre dos equipos que antes se habrán medido en un partido que puede dejar finiquitada la Liga y en la final de la Copa. Para el Madrid, y especialmente para su presidente, el título más preciado es la Liga de Campeones. Es la erótica de la Champions. Pero la Décima también pasa por ganar al Barça. Es el sino de este Madrid. También con Mourinho, quien de momento no ha perdido ninguno de los tres títulos y dispone de hasta cuatro partidos para intentar evitarlo.

Ficha del partido

0 - Tottenham: Gomes; Corluka, Gallas, Dawson, Assou-Ekotto; Huddlestone (Sandro, m. 71), Modric (Krancjar, m. 83); Lennon (Defoe, m. 61), Van der Vaart, Bale; y Pavlyuchenko.

1 - Real Madrid: Casillas; Ramos (Granero, m. 57), Albiol, Carvalho, Arbeloa; Khedira, Xabi Alonso (Benzema, m. 75); Cristiano (Kaká, m. 65), Özil, Marcelo; y Adebayor.

Gol: 0-1. M. 50. Disparo de Cristiano desde fuera del área que primero Gomes no logra atrapar y luego tampoco evitar que entre en su portería.

Árbitro: Rizzoli (italiano). Amarilla a Carvalho y Granero.

White Hart Lane: 36.000 espect.