Archivo de Público
Miércoles, 13 de Abril de 2011

Asocian caída cabello afroamericanas con trenzado y extensiones

Reuters ·13/04/2011 - 18:47h

Por Frederik Joelvin

El trenzado o la colocación de extensiones muy ajustadas estarían asociados con un tipo de caída de cabello permanente en las afroamericanas.

Si bien esto no prueba que esos peinados sean la raíz del problema, las mujeres deberían tenerlo en cuenta, opinó la doctora Angela Kyei, coautora del nuevo estudio.

"No aconsejaría dejar de colocarse extensiones, pero sí que no sea con tanta tensión que haya que tomar analgésicos", agregó Kyei, de la Clínica Cleveland, en Ohio.

La tensión prolongada en los mechones de pelo puede inflamar los folículos y causar cicatrices.

Al principio, eso provoca un tipo de calvicie llamado alopecia cicatricial centrífuga central, que desde la parte superior del cuero cabelludo se extiende lentamente al resto de la cabeza. Sólo afecta a las afroamericanas. Dado que no hay tratamiento, Kyei indagó la causa.

Los resultados, publicados en Archives of Dermatology, surgen de los cuestionarios y el examen del cuero cabelludo de 326 afroamericanas.

Casi todas se habían alisado los rulos químicamente y una de cada seis tenía alopecia cicatricial. Más de la mitad de las afectadas dijo que tenía extensiones, comparado con un tercio del grupo con pérdida de cabello no tan grave.

"Esto nos dice que existe una tendencia y debemos estudiarla", agregó Kyei, tras aclarar que eso no quiere decir que estos estilos provoquen calvicie necesariamente.

De hecho, el equipo halló que las mujeres con diabetes tipo 2 y con infecciones bacterianas en el cuero cabelludo eran más propensas a tener alopecia cicatricial.

"El mensaje del estudio es que, en estas pacientes, el peinado no es lo único que deberíamos evaluar. Cuando se está perdiendo el cabello, en especial de manera central, que es permanente, hay que consultar al médico", señaló Kyei.

Procter y Gamble donaron muestras de champú, que se les entregaron a las mujeres a cambio de su participación.

FUENTE: Archives of Dermatology, 11 de abril del 2011