Miércoles, 13 de Abril de 2011

Un etarra condenado por 22 asesinatos sale de la cárcel

Antón Troitiño se beneficia de la nueva doctrina del Tribunal Constitucional. Su libertad estaba prevista para 2017

AGENCIAS ·13/04/2011 - 20:28h

EFE - Fotografía de los años ochenta del etarra Antón Troitiño.

El etarra Antón Troitiño ha salido de la cárcel tras pasar 24 años entre rejas. A diferencia de la excarcelación de José María Sagarduy, el preso más antiguo de ETA, la de Troitiño no estaba prevista para hoy. Considerado el miembro más sanguinario del 'comando Madrid', había sido condenado a más de 2.700 años de prisión por más de veinte asesinatos en los años 80.

La salida de Toritiño, alias 'Miguel Ángel', ha cogido por sorpresa, incluso a sus abogados, ya que no se esperaba hasta 2017 en aplicación de la llamada 'doctrina Parot'. Su puesta en libertad ha sido posible después de que la Audiencia Nacional aceptara la petición del terrorista de realizarle una nueva liquidación de condena basándose en el criterio de doble cómputo establecido por el Tribunal Constitucional en 2008.

Este criterio supone que si un preso está cumpliendo una pena de cárcel y, que de forma complementaria se encuentre en situación de prisión provisional por otra causa, se le ha de descontar cada día que esté en la cárcel tanto de la pena que está cumpliendo como de la que le podrían imponer por la causa por la que está preventivo.

La puesta en libertad de Troitiño estaba prevista para 2017

Según el diario 'Gara', la defensa del etarra ha reconocido que se han visto sorprendidos de que "sin previo aviso" se hayan aceptado sus tesis y puesto en libertad al terrorista, que ha abandonado el centro penitenciario de Huelva pasadas las 17:00 horas.

'Miguel Ángel', de 54 años, fue detenido el 16 de enero de 1987, al asaltar los GEOS un piso de la calle Río Ulla. Junto a él fueron arrestados otros cinco etarras: Cristina Arrizabalaga, María Teresa Rojo, Esteban Esteban Nieto, Inmaculada Noble y José Ignacio de Juana Chaos.

Troitiño participó en algunos de los atentados más sangrientos cometidos por la banda terrorista en la capital de España. En 1989 fue condenado a 2.232 años de prisión por su participación en el atentado de la plaza de la República Dominicana, en el que accionó el mando a distancia del coche-bomba que impactó contra el autobús de la Guardia Civil, matando a doce agentes y causando heridas a otras cuarenta personas.

Fue condenado a 2.232 años de cárcel por el asesinato de 12 agentes civiles

También se le relacionó con el asesinato, el 12 de junio de 1985, del coronel Romero y su conductor, y la muerte, el mismo día, de un artificiero de la Policía Nacional al estallar un vehículo en el aparcamiento de la plaza de Felipe II. Unos días más tarde, el 29 de julio de 1985 formó parte del comando que asesinó al vicealmirante Fausto Escrigas.

El 25 de abril 1986 participó en el asesinato de cinco guardias civiles en la calle Príncipe de Vergara. También fue responsable del atentado que acabó con la vida del teniente coronel Carlos Vesteiro, del comandante Ricardo Sáenz de Ynestrillas y del soldado Francisco Casillas, el 17 de junio del mismo año y del intento de asesinato en 1986 del Fiscal General del Estado, Luis Antonio Burón Barba. 

La sentencia del doble cómputo del Constitucional fue dictada en relación con el caso de Abdelhakim Issaoun, un condenado por estafa que cumplió dos penas a la vez. Esta doctrina ha sido aplicada ya en casos como el del antiguo miembro del 'comando Vizcaya' Koldo Hermosa o en el del narcotraficante gallego Laureano Oubiña, que gracias a ella saldrá de prisión el 18 de septiembre de 2014, lo que supone casi dos años antes.

Noticias Relacionadas