Miércoles, 13 de Abril de 2011

Países occidentales y árabes financiarán a los rebeldes libios

El Grupo de Contacto pide en Qatar la dimisión de Gadafi y estudia armar a los insurgentes

PÚBLICO ·13/04/2011 - 17:30h

El Grupo de Contacto sobre Libia, en el que participan la ONU, EEUU, la UE, la Unión Africana y varios países árabes, acordó en Qatar financiar a los rebeldes libios que luchan contra el coronel Muamar Gadafi y no descartó la posibilidad de armarlos. Además, el comunicado final de la reunión exige a Gadafi, quien lleva 42 años al frente de Libia, que dimita.

"Gadafi y su régimen han perdido toda la legitimidad y deben abandonar el poder y permitir a la población libia que decida su futuro", recoge el documento.

Si bien los participantes se mostraron de acuerdo en ese punto, discreparon en los medios para conseguirlo. La Unión Africana pidió una oportunidad para mediar entre las partes, mientras Francia y Reino Unido insistieron en la necesidad de aumentar los bombardeos contra las fuerzas de Gadafi y solicitaron a los países árabes presentes, Qatar, Irak y Turquía, que se unan a los ataques aéreos.

El ministro de Exteriores italiano, Franco Frattini, defendió la entrega de armas a los rebeldes y señaló que esta decisión no violaría la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de la ONU porque las armas serían suministradas "para la defensa propia".

"Gadafi y su régimen han perdido toda la legitimidad y deben abandonar el poder"

"Como no podemos efectuar ataques aéreos sobre las calles, plazas o zonas pobladas, o hacemos posible que esta gente se defienda a sí misma o nos retiramos de nuestra obligación de apoyarles en la defensa de la población de Libia", argumentó Frattini.

"Institucional y moralmente está justificado, porque Gadafi está cambiando sus tácticas", añadió el ministro italiano, en referencia al uso de escudos humanos que ha denunciado la OTAN. Frattini planteó también la posibilidad de que los rebeldes puedan disponer de los bienes congelados al régimen de Gadafi en varios países, pero Alemania se opuso tajantemente.

España envía un diplomático

Por otra parte, la ministra española de Exteriores, Trinidad Jiménez, anunció que el Gobierno enviará de forma permanente a un representante diplomático a la ciudad libia de Bengasi, la capital de facto de los insurgentes, para que haga las veces de "embajador" y refuerce la interlocución con el Consejo Nacional de Transición.

Según Jiménez, está previsto que José Riera, actual embajador en misión especial para Asuntos del Mediterráneo, se incorpore a su puesto en dos semanas.

Noticias Relacionadas