Miércoles, 13 de Abril de 2011

Accidente nuclear en Japón no empeora: IAEA y OMS

Reuters ·13/04/2011 - 13:04h

Por Stephanie Nebehay y Sylvia Westall

La decisión de Japón de elevar al máximo de 7 el nivel de severidad del accidente nuclear en Fukushima no significa que el riesgo de salud pública sea mayor o que el desastre sea comparable con el de Chernóbil en 1986, indicaron entidades globales conformadas por expertos en el tema.

"Nuestra evaluación de la salud pública es la misma hoy de lo que fue ayer", dijo el martes a Reuters el portavoz de la Organización Mundial de la Salud (OMS) Gregory Hartl.

"Hasta el momento hay muy poco riesgo para la salud pública fuera de los 30 kilómetros de la zona (de evacuación)", agregó.

Según el portavoz, la calificación de mayor severidad es el resultado de la combinación de las cantidades de radiación filtradas de tres reactores y el hecho de contar ésto como un único incidente.

Hartl indicó que las autoridades japonesas ahora tienen mucha más información que apenas después del terrible terremoto y tsunami que afectó la planta de Fukushima en el noreste de Japón el 11 de marzo.

"Están observando la dosis acumulada, pero nuevamente esto es en el reactor en sí", agregó. "Recuerden que no hay nadie más (...) alrededor del reactor, ha sido evacuado", señaló.

Por su parte, la Agencia Internacional de Energía Atómica (IAEA por su sigla en inglés), indicó que la decisión de Japón de elevar al máximo de 7 -desde 5- el nivel de severidad del accidente nuclear de Fukushima no significa que el desastre sea comparable con Chernóbil -el peor accidente nuclear de la historia- que también se ubicó en 7.

"Este es un accidente totalmente diferente", dijo en conferencia de prensa Denis Flory, vicedirector general de la IAEA, quien añadió que la cantidad de radiación emitida en Chernóbil en 1986 fue mucho mayor.

"Chernóbil tenía un reactor en acción. Hubo una explosión inmensa, una explosión de energía, y luego se tuvo un foco gigante de fuego durante varios días", agregó.

Además, en Chernóbil se pudo mover toda esa radiactividad a la atmósfera y luego expandirse por la Tierra.

En Fukushima, los reactores se apagaron cuando se produjo el terremoto y los sistemas de contención no colapsaron, indicó Flory, a cargo de seguridad nuclear.

El experto de la IAEA defendió la respuesta japonesa a la crisis y añadió que no importaba que el nivel de severidad haya sido aumentado sólo un mes después del accidente, ya que esto no detuvo la acción de las autoridades por proteger a las personas y el ambiente.

Los funcionarios japoneses indicaron el martes más temprano que les había llevado tiempo medir la radiación de la planta. También manifestaron que el cambio en la calificación de la severidad no implicaba que la situación se hubiera vuelto más crítica repentinamente.