Martes, 15 de Enero de 2008

Ocho detenidos en Córcega y avanza la investigación sobre el incendio de la Asamblea

EFE ·15/01/2008 - 10:48h

EFE - La ministra francesa de Interior, Michèle Alliot-Marie, durante su visita en París.

La ministra francesa del Interior, Michèle Alliot-Marie, anunció hoy la detención de ocho personas relacionadas con atentados en Córcega y señaló que avanzan las investigaciones para identificar a los autores del incendio el pasado fin de semana en la Asamblea regional de la isla.

Alliot-Marie explicó, en una entrevista con la emisora de radio "Europe 1", que los ocho arrestados están vinculados con diferentes casos y subrayó que "cada semana detenemos a personas" en relación con los atentados en Córcega, que en 2007 -destacó- disminuyeron frente al ejercicio precedente.

Respecto al incendio provocado en la Asamblea de Córcega en Ajaccio en la noche del sábado al domingo, durante la ocupación del edificio por manifestantes nacionalistas, la ministra explicó que había enviado a la isla desde Marsella a agentes especializados.

"Hoy tenemos lo que hace falta para identificar" a los autores del fuego, señaló antes de manifestar su esperanza en que la justicia "castigará" a los responsables "a la altura del ataque a la democracia".

Insistió en considerar ese incendio "intolerable" e "indigno porque es un ataque a la democracia".

La ministra hizo precisiones sobre la presentación ayer de nuevas "unidades territoriales (policiales) de barrios" para mejorar la seguridad, dentro de un plan que se experimentará desde el próximo marzo en tres zonas conflictivas de las afueras de París.

Hoy explicó que para el departamento de Seine Saint Denis, en la periferia norte de París, pretende crear en dos años 100 puestos de administrativos para sustituir a la mitad de los 200 policías que se ocupan de ese tipo de labores, y que así podrán reforzar la presencia de agentes en la calle.

Preguntada sobre si esas unidades territoriales de policías de barrio no son lo mismo que la policía de proximidad por la que había apostado el gobierno de izquierdas del primer ministro Lionel Jospin (1997-2002), Alliot-Marie lo negó.

Afirmó que la policía de proximidad la creó en 1995 el entonces ministro del Interior, el conservador Charles Pasqua, y que el gobierno de Jospin dedicó esos agentes a "tutelar a los jóvenes" cuando "ésa no es una función de la policía" y la consecuencia fue un aumento de la delincuencia.