Miércoles, 13 de Abril de 2011

"Ya les gustará", dice Zapatero ante los reparos de la vieja guardia a las primarias

Guerra se une a quienes están en contra del proceso de elección del sucesor

GONZALO LÓPEZ ALBA ·13/04/2011 - 05:12h

Zapatero, en Pekín este martes. EFE

El debate sucesorio persigue a José Luis Rodríguez Zapatero allá donde va, incluso a más de 9.000 kilómetros de España. Hasta Pekín llegó el eco de las declaraciones de Felipe González criticándole por no haber cerrado el proceso en el mismo día y lugar en el que lo abrió oficialmente: el 2 de abril, en el Comité Federal del PSOE.

"Cada cosa a su tiempo", fue la respuesta de Zapatero, quien alabó al PSOE porque, como partido político, "está dando pruebas de madurez y responsabilidad". "El conjunto del partido está en lo que tiene que estar, está al plan que establecimos en el Comité Federal: el Gobierno, dedicado a las reformas, y el partido, a las elecciones municipales y autonómicas", dijo en rueda de prensa.

Después, en una breve char-la informal, comentó que no le había sorprendido el comentario de González, aunque también dijo no conocer "con detalle" su contenido. El expresidente del Gobierno ya le había trasladado su parecer en los días previos al anuncio de su retirada, en el mismo sentido de sus declaraciones del martes. "Ya les gustará", fue su respuesta, como quien apela a lo inexorable, cuando se le apuntó que la vieja guardia del PSOE no da muestras de sentir ningún aprecio por el procedimiento de elecciones primarias.

Cuando González anunció su renuncia al liderazgo del PSOE en 1997, después de perder el año anterior las elecciones generales, señaló como heredero a Joaquín Almunia, que fue elegido en un congreso previo pacto entre los barones y que luego se vio impelido a buscar mayor legitimidad convocando las primarias que perdió frente a Josep Borrell, en 1998. González, como el aparato y la práctica totalidad del establishment socialista, apoyó entonces a Almunia.

Para Zapatero, "lo más llamativo" desde que el día 2 anunció públicamente que no será candidato electoral en 2012, es cómo ha visto al PP. Pero no quiso ir más allá. "No voy a decir cómo lo he visto y menos desde China", concluyó para zanjar la cuestión.

Ante la resistencia, estatutos

Muestra de las resistencias de la viaja guardia socialista fueron las declaraciones de ayer de Alfonso Guerra, el antiguo número dos de González.

El exvicepresidente del Gobierno recordó que él siempre se ha mostrado contrario a este tipo de elecciones. "Yo manifesté mi posición contraria a las primarias cuando todos apoyaban las primarias; todos, los que ahora dicen que no, también", subrayó en el Congreso contraponiendo su coherencia a la de otros socialistas, como el expresidente González, que sí han cambiado de opinión.

Frente a los opositores a las primarias, los dirigentes del PSOE salieron ayer en tromba a defender la legitimidad de este proceso de elección y las ventajas que ofrece frente a otros sistemas para designar candidatos. El secretario de Organización del PSOE, Marcelino Iglesias, apeló al carácter "democrático" de las primarias para elegir al sucesor de Zapatero frente al "origen digital" utilizado por otras formaciones como el PP. En su opinión, el sistema de los socialistas le dará "una gran ventaja al candidato" del PSOE.

Por otro lado, el secretario de Relaciones Institucionales de la formación, Gaspar Zarrias recordó que, "al margen de cualquier reflexión o preferencia que cada uno pueda tener, hay que situarse en la legalidad que establecen los estatutos del PSOE". Y estos dicen que si hay más de un candidato es necesario convocar primarias.

Firme defensor del procedimiento por el que fue elegido candidato a la Comunidad de Madrid, el secretario general del PSM, Tomás Gómez, calificó de "adecuados, oportunos e inteligentes" los plazos marcados por Zapatero, informa Europa Press.

Noticias Relacionadas