Miércoles, 13 de Abril de 2011

La Xunta se decanta por la inversión privada en Sanidad

Asociaciones gallegas denuncian que desde 2009 la partida pública ha bajado un 6%

MARIOLA MORENO ·13/04/2011 - 01:00h

Manifestación el pasado noviembre a favor de la sanidad pública gallega. M. RIOPA

Agrupadas bajo la plataforma SOS Sanidade Pública, una docena de asociaciones gallegas, llevan dos años denunciando la política "privatizadora de la Xunta" del PP. El Gobierno de Alberto Núñez Feijóo "está haciendo inviable económicamente el sistema sanitario público gallego como paso previo a su privatización", denuncia Manuel Marín, portavoz de la Asociación para a Defensa da Sanidade Pública de Pontevedra.

A pesar de que la Xunta ha manifestado en reiteradas ocasiones su intención de "blindar" servicios como "la educación o la sanidad", lo cierto es que la partida destinada a la Consellería de Sanidade se ha visto mermada desde 2009. La inversión en los presupuestos de 2011 para la Conselleria de Sanidade respecto a los de 2010 se ha reducido un 4,7%. En los dos últimos años, la plataforma lo eleva al 6%.

El Ejecutivo de Feijóo abrió el mes pasado la puerta al copago

"Con el argumento de que la crisis obliga a reducir gastos y a buscar apoyo en el sector privado, el Gobierno ha reducido la inversión pública", critica Martín. Sin embargo, la entrada del sector privado no se limita a las grandes inversiones. Los servicios de radiología y los laboratorios ya están externalizados.

La última alerta la han dado los trabajadores del hospital comarcal de O Barbanza, en Ribeira (A Coruña), donde está prevista la privatización del servicio de diálisis lo que, según denuncia el diputado socialista José Manuel Lage Tuñas, "dejará a los pacientes sin un nefrólogo permanente".

"Feijóo va a entregarle a una entidad privada un servicio público para que se lucre cobrando por los servicios prestados, pero aprovechándose de la tecnología de la que ya dispone la unidad de diálisis", afirma.

Los servicios de radiología y los laboratorios ya están externalizados

En Ourense, el cierre del hospital de Toén supone la pérdida de 40 camas. "El problema está en la paralización de las reformas, pero la Xunta sólo pone remiendos", señala Martín desde SOS Sanidade Pública.

Por si fuera poco, la Xunta dio el visto bueno el pasado 10 de marzo a introducir "fuentes de financiación al margen de los presupuestos en la Sanidad", una perífrasis que no significa otra cosa que copago.