Miércoles, 13 de Abril de 2011

La NASA cede sus naves jubiladas a cuatro museos

Los 'shuttle' serán expuestos en Nueva York, Florida, Los Ángeles y Washington

N. D. ·13/04/2011 - 08:20h

Bolden anuncia el destino de los shuttle'. reuters

La NASA anunció ayer el destino último de los transbordadores espaciales con los que ha viajado al espacio durante los últimos 30 años. De surcar el espacio pasarán a ser piezas de museo expuestas en Florida, Nueva York, Washington y Los Ángeles, según anunció ayer Charles Bolden, administrador de la agencia espacial estadounidense.

Ayer no sólo se cumplían 50 años del primer viaje humano al cosmos, logrado por la antigua URSS el 12 de abril de 1961, sino también 30 años desde que el primer transbordador de EEUU, el malhadado Columbia, saliese hacia el espacio el 12 de abril de 1981.

Con la voz rota en varias ocasiones, Bolden, que viajó una vez a bordo del Columbia antes del desastre de 2003, anunció durante un acto en el Centro Espacial Kennedy (Florida) el destino de los tres shuttle de la NASA que se disputaban más de 20 museos de EEUU. Como se esperaba, el Discovery, la nave humana que más veces ha viajado al espacio, será expuesto en la sede que el Museo Nacional del Aire y el Espacio Smithsonian, dependiente del Gobierno, tiene cerca del aeropuerto Dulles de Washington.

El Atlantis se quedará en el Centro Espacial Kennedy, el lugar desde el que la NASA ha lanzado todas sus misiones a bordo de transbordadores. Antes deberá llevar a cabo la misión que pondrá fin al servicio de estas naves y que saldrá a finales de junio. Su otro hermano, el Endeavour, tiene previsto un último vuelo el 29 de abril. Si todo sale bien, a su regreso será enviado al California Science Center, en Los Ángeles, donde acabará sus días de gloria.

El cuarto en discordia era el Enterprise, un prototipo sin protección térmica ni motores de alta potencia que hasta ahora albergaba el Smithsonian y que ahora irá al Museo del Aire y el Mar Intrepid, que ya exhibe un portaaviones y muchos otros vehículos militares en los muelles de Manhattan (Nueva York).

El coste de ganarse un transbordador era de 28,8 millones de dólares (unos 22 millones de euros), pero, según Bolden, no sólo ha contado el dinero, sino también la localización de cada museo en la puja.

Como premio de consolación, la NASA repartirá cientos de objetos del programa de transbordadores entre otros museos de EEUU.