Archivo de Público
Martes, 12 de Abril de 2011

La CE sanciona a España por la sobrepesca

Bruselas denuncia que las capturas de caballa casi doblaron la cuota permitida en 2010

DANIEL BASTEIRO ·12/04/2011 - 22:00h

DANIEL BASTEIRO - España reducirá sus capturas para compensar. M. RIOPA

La Comisión Europea anunció hoy un endurecimiento de sus controles contra la pesca ilegal, a la que pretende aplicar una política de "tolerancia cero", según la titular de Pesca, Maria Damanaki. La comisaria anunció además una sanción contra España por pescar en 2010 alrededor de 20.000 toneladas más de caballa. "Me duele decir esto, porque sabemos que la crisis está afectando a España, pero teníamos que hacerlo", lamentó Damanaki, que criticó que en el Cantábrico se pescó "casi el doble, un 80% más" de lo permitido el año pasado.

En los próximos cinco años, España tendrá que devolver lo que ha pescado ilegalmente a través de una reducción de lo que le correspondería. De haber exigido una compensación, "habría que cerrar el caladero totalmente", advirtió la comisaria. Pese a la pesca ilegal, la caballa no se encuentra en peligro en el Cantábrico, según los análisis científicos que maneja Bruselas.

La sanción a España es sólo la punta del iceberg. Bruselas investiga ya a 70 barcos procedentes de cinco países de la UE y otros 11 extracomunitarios por pesca ilegal. A ellos y al resto del sector iba dirigida la advertencia del Ejecutivo comunitario: "Vamos a controlar cualquier infracción del mar a la mesa", según ha advertido Damanaki.

Carnet por puntos

Entre las novedades de la nueva regulación se encuentra la introducción de un carnet por puntos para los armadores, que perderán la licencia si sobrepasan el número de sanciones. Además, las nuevas normas, acordadas el año pasado, prevén multas de hasta 300.000 euros por sanciones graves, permiten a Bruselas investigar a los países de la UE y suspender o retirar las ayudas.

La organización ecologista Greenpeace aseguró que "la UE aún tiene mucho que demostrar", habida cuenta de la sobrepesca de un buen número de caladeros en los que la supervivencia de varias especies está en peligro. "La Comisión hace bien en empeñarse en que se cumpla la ley, pero tener normas efectivas es muy importante", dijo Saskia Richartz, responsable marina de la oficina comunitaria. Greenpeace denuncia que en el pasado la UE ha hecho oídos sordos a los científicos, escuchando con más atención las preocupaciones de la industria pesquera.

Sin embargo, la revisión de la política global sobre pesca y cuotas, que se espera para este año, debería "proporcionar un nuevo libro de normas que proteja los océanos y la pesca sostenible", según Richartz.